Sociedad Sábado, 19 de octubre de 2019 | Edición impresa

Vasectomías: crece el interés y se duplicó el número de operaciones

Se trata de la anticoncepción quirúrgica para varones. Es más sencilla y con mejor recuperación que la ligadura tubaria en las mujeres.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

Durante los últimos dos años aumentó notoriamente la cantidad de vasectomías que se realiza. Se trata del método de anticoncepción quirúrgico para varones, equivalente a la ya tradicional “ligadura de trompas” en las mujeres. Pese a ser mucho menos compleja que esta última, la proporción de vasectomías ha sido siempre menor. 

Sin embargo, la tendencia en el último tiempo muestra grandes cambios, al punto que crecieron más del doble la las intervenciones que se han realizado los últimos dos años. 

En Osep es donde ha sido más que notorio el panorama. Allí, se pasó de 142 en 2016 a  349 en 2018 y la tendencia sigue en alza. “A lo largo de todo este año y hasta hoy ya tenemos realizadas 350 vasectomías; es decir que nos faltan más de dos meses y ya estamos en el mismo número que en 2018; creo que llagaremos a las 500”, apuntó Sonia Molina, jefa del Programa de Salud reproductiva de la obra social de los empleados públicos, la más grande de la provincia, quien señaló que desde 2010 venían con un promedio anual de entre 80 y 100 operaciones. 

 

Por otra parte, en 2017 hubo 105 vasectomías, pero desde Osep recordaron que durante ese año hubo algunos meses que no tuvieron médicos con convenio por lo que esa situación pudo haber reducido la cantidad de intervenciones.

Los datos del programa de Salud Reproductiva expresan la misma tendencia al aumento. Así fue como en 2018 se duplicó la cantidad de vasectomías realizadas en cada uno de los dos años anteriores y en lo que va de este año, ya se alcanzó la misma cifra, por lo que claramente cerrará 2019 con un nuevo incremento. 

En 2016 se habían realizado 17 intervenciones, en 2017 fueron 16 y se pasó a 34 el año pasado. Es justamente el mismo número que tienen registrado en lo que va de 2019. Estas se realizan en cualquier hospital estatal.

“Contento y tranquilo”

Hugo asegura estar muy contento y más tranquilo después de haber sido intervenido hace ya algunos meses. “Todos lo hacemos con la misma finalidad, ya está,  basta de pibes, tengo 56 años, muchos preservativos rotos y no está bueno eso de estar cortando clavos por si hay embarazo”, relató. 

Dijo que hace tiempo lo había pensado y no lo hacía por falta de tiempo.  “Es ambulatoria, yo me vine manejando imaginate, no tuve casi nada de molestia y te recuperás rápido”, detalló.

Dijo que cree que sobre todo influye en la tranquilidad de su pareja que es varios años más joven y en algunas ocasiones tuvo que apelar a la pastilla del día después.

“Definitivamente es otra vida sexual”, aseguró el hombre en referencia a que ahora están más relajados. 

 

Menos brecha

En relación a las ligaduras de trompas, el número de las vasectomías sigue siendo de una muy baja proporción, aunque sin embargo esta relación tiende a aproximarse. Si se considera un promedio, entre 2000 y 2019 se realizó una vasectomía cada 99 ligaduras tubarias, aunque el año pasado, concretamente, la relación fue de 1 cada 53 y este año bajó a 1 cada 36. 

En Osep la diferencia es aún menor. Molina explicó que en términos generales en el sistema de salud tiende a hablarse de una relación de 1 a 8 pero en la entidad tienen un escenario mejor. “Terminamos 2018 en una relación de 3 a 1, es decir que se  hicieron 900 ligaduras y 350 vasectomías”, detalló. 

Lo que se realiza en el varón es el corte de los conductos deferentes que transportan los espermatozoides, lo que requiere una mínima incisión en el escroto. 

Gratuitas

Los cambios se dan en un contexto de revisión de roles en cuyo marco se trata de avanzar sobre la idea de que la anticoncepción no es solo una cuestión de mujeres. Esto ha implicado replantear los espacios de consulta y la implementación de estrategias para dar información sobre los diferentes métodos anticonceptivos, entre ellos la anticoncepción quirúrgica.

Hay que tener en cuenta que este tipo de operaciones son gratuitas y deben estar cubiertas por prestadoras de salud y el sistema público. Desde noviembre de 2005 está vigente la ley provincial 7.456 y desde  enero de 2006, la nacional 26.130, que regulan el acceso a la ligadura tubaria y a la vasectomía. A través de ellas se eliminó la necesidad de indicación terapéutica y se dio un paso en términos de equidad de género. 

Para Molina ha sido fundamental dar información, sobre todo para derribar mitos infundados al respecto . 

Roxana Carbrera, jefa del programa de Salud Reproductiva de la provincia advirtió que históricamente la que consultaba era la mujer pero que los consultorios deben estar disponibles para todos, por eso se han adaptado para que sean accesibles para varones.

Explicó que entre otras cosas han ampliado los horarios de atención y que han preparado folletería para que si la mujer acude sola pueda llevarle información a su pareja. “Se explica en qué consisten las intervenciones y el post-operatorio; es una buena técnica porque la mujer empieza a ver que no hay una sola opción, que la vasectomía es una cirugía limpia, sin complicaciones y con postoperatorio muy llevadero”, explicó. 

 

Además de la recuperación más rápida, suele no tener complicaciones y si hay algún dolor es leve y se trata con analgésicos. Dijo que la mayoría de quienes acuden tienen entre 35 y 45 años y que suelen ir ya decididos.

Por otra parte advierten que es habitual el efecto contagio: en reuniones o en el trabajo conocidos y amigos comentan que han tenido una buena experiencia, evacuan dudas y eso los entusiasma.
 

Tres mitos sobre la cirugía

Hay muchos mitos y prejuicios en torno a este tipo de anticoncepción quirúrgica para varones. También influyen negativamente a la hora de tomar la decisión ciertos estereotipos culturales asociados al género.  Hay que tener en cuenta que esto evita el embarazo pero no protege contra infecciones de transmisión sexual por lo que para ello se debe usar preservativo.

La jefa del Programa de Salud reproductiva de Osep, Sonia Molina, señaló que dar información es fundamental y enumeró cuáles son estas ideas erróneas:

- Voy a eyacular sin semen. Falso: lo harán como siempre pero éste no tendrá  espermatozoides

- No voy a tener sensaciones. Falso: lo único que se hace es ligar un conducto que traslada los espermatozoides, como es una célula muere y es reabsorbida por el cuerpo.

- Voy a perder erección o la libido. Falso: los estudios demuestran que hay mejor sexualidad porque están más liberados al no existir temor al embarazo.
 

Procedimiento

Acceder a la vasectomía es gratuito ya que está incluida en el Plan Médico Obligatorio. Tanto a través del servicio público de salud como de alguna prestadora debe estar garantizada. Lo primero es solicitar un turno con un urólogo quien le hará consejería, es decir que evacuará todas sus dudas.

De tomar la decisión se le solicitarán los estudios prequirúrgicos, igual que para cualquier otra intervención.

Luego se le dará un turno, en general no hay lista de espera.

El procedimiento dura unos 30 minutos y es ambulatorio por lo que el paciente puede regresar a su casa. Se realiza con anestesia local, suele sugerirse la posterior aplicación de hielo y dos días de reposo leve. Si aparece algún dolor puede medicarse con un analgésico.

Habrá que esperar unos dos meses o alrededor de 25 eyaculaciones (algunos sugieren más o menos) para considerar que ya no hay riesgo de embarazo. Es usual que se ordene un espermograma para verificarlo.