Policiales Viernes, 13 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Una pareja de ancianos estuvo 12 horas cautiva en Las Heras: les robaron 200 pesos

Los delincuentes fingieron ser empleados municipales y les robaron las alianzas de oro y los pocos pesos que tenían

Por Ignacio Zavala Tello - izavala@losandes.com.ar

Delincuentes que fingieron ser empleados municipales se valieron de la confianza y la indefensión de un matrimonio de ancianos al que le robaron las alianzas de oro y 200 pesos en su casa de Las Heras.

El calor ya se sentía a las 10 de la mañana del miércoles pasado y presagiaba que el mercurio marcaría por encima de los 35 grados. Por eso la actividad en las calles era prácticamente nula. Tal vez por ello María Rivas se sintió tranquila y salió a la puerta de su casa, ubicada en calle Chaco al 1700, cuando sintió que llamaban a la puerta.

 

La mujer de 83 años se encontró con un grupo de hombres que dijeron ser empleados municipales y le pidieron que saliera a la calle. Pero fue cuando revelaron sus verdaderas intenciones. Con saña, golpearon a la anciana y la obligaron a ingresar al domicilio, donde se encontraba su esposo, Eduardo Soria de 82 años de edad, precisaron fuentes vinculadas al expediente.

Los golpes, insultos y amenazas continuaron en el interior de la vivienda. Incluso, según trascendió, los ladrones llegaron a advertirles que les cortarían los dedos si los ancianos no revelaban dónde guardaban dinero.

 

La amenaza no sirvió para que el matrimonio de jubilados se “quebrara” simplemente porque no guardaban ninguna suma. De hecho, según se denunció luego, los asaltantes sólo obtuvieron 200 pesos de las víctimas.

 

La violencia continuó cuando los octogenarios fueron atados y encerrados en el baño mientras los delincuentes revisaban toda la casa en procura de un botín mayor. En eso les quitaron los anillos de oro que los habían unido en matrimonio y agarraron otros objetos que las fuentes consultadas no pudieron precisar. Finalmente, abandonaron el lugar y a los ancianos a su suerte, ya que quedaron encerrados en el sanitario.

 

Allí permanecieron por aproximadamente 12 horas sin que nadie pudiera oír sus pedidos de auxilio. Fue un hijo del matrimonio asaltado el que llegó al lugar minutos después de las 21.30 y se encontró con la dramática escena. De inmediato liberó a sus padres y llamó a la Policía, pero ya nada se pudo hacer para detener a los cobardes delincuentes.