Policiales Martes, 13 de agosto de 2019

Una pareja acusada de matar a su hijo de 2 años, el próximo juicio por jurado en Mendoza

Juliano Ibáñez fue asesinado a golpes en noviembre del 2017 en su casa de Luján. Su madre y su padrastro podrían recibir prisión perpetua.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

El séptimo juicio por jurado en la provincia llegará en pocos días, y tendrá en el banquillo a una joven pareja acusada de matar a golpes a su hijo de dos años, en un hecho ocurrido en noviembre del 2017 en Luján. 

Maximiliano Ortiz Rosales (29) y Yamila Ibáñez Benavidez (26) enfrentarán al jurado popular por el crimen de Juliano Ibáñez (2), hijastro e hijo respectivamente de los sospechosos. 

En la última semana de noviembre del 2017 Mendoza se vio conmocionada por dos asesinatos a menores, con apenas horas de diferencia, presuntamente en manos de sus padres. 

 

Juliano sería la primera víctima. El 28 de noviembre en la noche, Yamila Ibáñez llegó  al hospital Notti con su hijo inconsciente; el pequeño no presentaba signos vitales y los médicos no pudieron reanimarlo. El niño fue derivado para que le practicaran la autopsia, la cual reveló como causa de muerte una fractura de columna por un fuerte golpe. Además, había moretones visibles en su rostro.

Su madre fue consultada acerca de qué había sucedido y respondió que ella lo retó y ahí se desvaneció. La explicación no cerró y dieron intervención a la Justicia. En la casa en la que vivía la familia, en calle San Martín al 5000 de Carrodilla, Policía Científica encontró manchas de sangre que sirvieron para suponer que al nene le habían pegado allí hasta matarlo. 

 

Ante estas pruebas la joven quedó detenida e imputada. Horas después, y por la declaración de ella, sería arrestado Maximiliano Ortiz. Directamente la mujer  sostuvo que su pareja se había quedado sólo con el pequeño en la vivienda y que al regresar lo encontró desvanecido. 

Imputados los dos por homicidio agravado por el vínculo, la investigación fue avanzado hasta llegar a la instancia del juicio, que arrancará el próximo 26 de agosto. Al estar acusados por un delito que sólo prevé perpetua, serán 12 mendocinos los que definirán su futuro. Estarán los fiscales Fernando Guzzo y Flavio D'Amore y como juez Diego Lusverti. 

Un día después, una niña abusada y asesinada 

La madrugada del 29 de noviembre de aquel año, Caterina Calderón (3) murió producto de golpes y cortes en su cuerpo en el barrio San Martín, de Ciudad. Su madre la había llevado sin signos vitales al hospital Lagomaggiore. 

Los médicos, ante los claros signos de violencia que presentaba la menor, le consultaron a la madre, Cintia Calderón, que les dijo que la niña había tenido un accidente en la pileta. Pero, ante la insistencia de los profesionales, la mujer se quebró y confesó que su pareja había abusado de la niña. 

 

Posteriormente ella y su pareja, Jorge Molina, quedaron detenidos. Los imputaron por homicidio agravado por el vínculo y por ensañamiento y alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo. 

Desde entonces los dos están presos, a la espera de que también los juzgue un tribunal popular.