Sociedad Vendimia Martes, 12 de marzo de 2019 | Edición impresa

Una noche del mejor rock cerró la fiesta vendimial

La última repetición del acto central convocó a más de 25.000 jóvenes y rockeros de todas las edades. Divididos tocó hasta la madrugada.

Por Ignacio de la Rosa- idelarosa@losandes.com.ar

El tercer día, el rock hizo que las nubes se disiparan, que el frío cediera, que saliera el sol por unas horas y que el teatro griego Frank Romero Day fuera el escenario para degustar un “blend” que combinó la Vendimia con el agite y la distorsión.

Un blend que se descorchó cerca de las 20, y que sirvió su última copa recién bien entrada la madrugada. Luego de dos días marcados por las lluvias y el frío, pasó anoche la segunda repetición de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2019 (tercera noche si se tiene en cuenta la fiesta propiamente dicha del sábado). Y dejó una huella de rocanroles en el piedemonte, además de ese silbido que perdura en el oído y en el interior de las cabezas durante varias horas (probablemente todavía esté sonando entre quienes hayan estado allí anoche).

 

Con un teatro griego repleto -ayer por la siesta se agotaron las últimas entradas que quedaban-, la celebración vivió su última noche en plenitud. Si bien a las 19 abrieron las puertas del predio, los primeros fanáticos habían llegado desde bien temprano. Con sus canastos preparados con bebestibles y comida para amenizar la espera, muchos incluso vivieron “la previa de la previa” en las inmediaciones del teatro griego Frank Romero Day y los cerros (de hecho, en estas locaciones también hubo una marcada presencia de público, un clásico de cada año -también en las repeticiones-).

Los racimos de uva y frutas no podían faltar a la cita. - Patricio Caneo / Los Andes

Cerca de las 20 comenzó la previa oficial de la segunda repetición; con números artísticos, de entretenimiento y las intervenciones de los locutores que hicieron todo lo que pudieron -y más- para estar a la altura de la noche (y sin dudas lo lograron).  A las 21: 30 comenzó la tercera puesta en escena en la misma cantidad de noches del acto central (“Tejido en tiempo de Vendimia”), donde los artistas volvieron a lucirse como ya lo habían hecho el sábado y el domingo.

 

Incluso, el sábado tuvo un valor agregado su impecable performance, tanto en las tablas como en el teatro aéreo: además de la concentración en sus destrezas, debieron enfrentar el obstáculo del agua y las inevitables patinadas. 

Larga vida... Tras el espectáculo artístico, el rock comenzó a ganar la escena. Primero, con la participación de uno de los créditos locales: LAMOLADORA (porque si toca La Aplanadora, no puede faltar LAMOLADORA). Y luego llegó el turno de una de las bandas locales que mejor presente atraviesa en la actualidad: Pasado Verde.

Un Teatro Griego repleto esperando las bandas de rock. | Patricio Caneo / Los Andes

Con una enorme convocatoria -de esas que marcan presencia con “trapos” y cánticos propios-, los mendocinos salieron a escena durante los últimos minutos del lunes e hicieron cantar a gran parte del público.  Ya bien entrado este martes, el poder del tridente Mollo-Arnedo-Ciavarella se adueñó de las tablas, de la atmósfera y de la madrugada de los más de 25.000 espectadores que no dejaban de arengar con el infaltable: “Escúchenlo, escúchenlo, escúchenlo...”.

 

Los mismos a quienes no les importó quedarse hasta cualquier hora en el  Frank Romero Day, y que resignaron tiempo de sueño -porque el de hoy es un día hábil- con tal de dejarse aplastar por La Aplanadora del Rocanrol.

La banda compartió un video agradeciendo al público mendocino

Apostillas

PREVIA MUSICAL. Mímesis fueron los músicos locales encargados de musicalizar la previa. Ante los espectadores más tempraneros, los músicos le pusieron onda y movimiento a una previa en la que -por suerte- el frío dio una tregua (más que necesaria). 

DEMORADOS. El embotellamiento en las calles aledañas al teatro y la demora para llenarse las gradas repercutieron en un atraso del inicio del acto central en su tercera noche.

GRADAS LUMINOSAS. Además de los celulares y los juegos con los flashes de la gente; en las gradas sobresalieron durante toda la noche los garrotes, los globos y las vinchas luminosas. Los contrastes de luces y oscuridad brindaron una linda postal.