Sociedad Lunes, 19 de agosto de 2019 | Edición impresa

Una multitud visitó la novena Feria de Artesanos en Chacras de Coria

Esta edición convocó a visitantes locales y extranjeros. Los comerciantes admiten que la convocatoria ha sido exitosa.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Autitos de juguete antiguos, tablas para servir el asado, vitrós, cuchillos, muñequitos, tejidos, anillos, casitas para pájaro o comidas de elaboración artesanal. Estos productos y otros cientos pudieron apreciarse en la Feria de Artesanos de Chacras de Coria, que lleva nueve ediciones exitosas y se vivió ayer con total éxito.

 

El encuentro comenzó el pasado sábado y continuará hoy, de 10 de la mañana hasta las 20 horas. En él participan más de 140 artesanos provenientes de diversas provincias, así como de Brasil y Chile, y ofrecen patios de comidas, espectáculos en vivo y entretenimiento para los más chicos

Fueron miles los visitantes que poblaron las calles alrededor de la plaza General Espejo y se espera que en el último día la convocatoria sea similar. En ediciones anteriores, el encuentro llegó a reunir más de 5.000 personas. 

 

Valor agregado

Juan Briones, presidente de la Asociación de Artesanos de la Plaza de Chacras, contó que la convocatoria superó las expectativas, ya que tanto las visitas como las ventas fueron “muy buenas”. 

“Yo siempre hago hincapié en que los artesanos ofrecemos precios coherentes. Compramos la materia prima y le damos un valor agregado. Así tenemos algo muy bueno para ofrecer a buen precio. Y la gente lo reconoce”, dijo el presidente de la Asociación. 

 

Recordemos que la primera edición de la feria se realizó en 2011 y siempre estuvo pensada para toda la familia. Es por esta razón que se realiza el fin de semana del día del niño, con actividades pensadas para ellos en el centro de la plaza. 

“Han venido muchos turistas y mendocinos. Aunque ayer (sábado) vino gente, hoy (domingo) vino mucha más, pese a las bajas temperaturas. Lo que pasa es una buena excusa para traer a los niños a ver a payasos y artistas callejeros”, indicó Juan Briones, agregando que también abrieron el espacio a artesanos provenientes de países vecinos como Brasil, Uruguay y Chile. 

 

Por su parte, Mirta, que tiene un negocio de tejidos, indicó que pese a ser mediados de mes y a la situación difícil del país la gente se volcó en masa a la plaza. “Ha habido muchas consultas y pocas compras. Ha sido todo muy lindo, estamos muy conformes con estos días”, comentó la artesana. 

Contentos

La feria de artesanos ofrece todo tipo de productos, aptos para todos los bolsillos. Desde pan y empanadas caseras hasta objetos con más de 100 años de antigüedad, ideales para darle un toque distintivo a los hogares. 

Susana vino desde Godoy Cruz con uno de sus hijos y contó que esta es quizá la cuarta vez - no lo recuerda con precisión- que visita la feria. “Me encanta. Siempre encontrás algo nuevo, algo diferente que por ahí no pensabas comprar. Todavía no me he llevado nada, pero seguro que con algo me tiento”, explicó la mujer, parada frente a un stand de aceite de oliva. 

 

Un dato a tener en cuenta es que si bien la feria de artesanos de la plaza de Chacras se realiza cada domingo en el espacio verde, para este evento en particular se hace una difusión especial que busca atraer a los visitantes que están en la provincia. 

“Es muy interesante todo lo que se puede comprar. Y para nosotros es barato, aunque algunas cosas no las podemos llevar por el tema del control aduanero. Pero siempre hay algo que no tiene problemas. Un anillo, un gorro o algún producto ya cocido. Es ideal para hacer un regalo”, dijo la chilena Magdalena, oriunda de Santiago. 
 

Hoy, última oportunidad para visitar el encuentro

Hoy será el último día de esta novena edición de la Feria de Artesanos. La jornada empezará a las 10. Para quienes deseen almorzar allí, los precios son muy accesibles. Por ejemplo, un sándwich de jamón crudo se puede comprar por $ 120. En tanto, una 
pinta de cerveza ronda los $ 90 o se pueden adquirir dos por $160. Un waffle relleno parte de los $ 100 y un submarino cuesta $ 80.

 

Si la idea es elegir un plato más suculento, se puede optar por una porción de paella a $ 250 (o $ 350 pesos si es la más grande); carne a la olla ($ 180); costillar a la llama ($ 400, con ensalada); chivo a la llama ($ 500), un sándwich de vacío ($ 200 pesos) o empanadas, que se venden a $ 30 cada una.