Sociedad Viernes, 8 de marzo de 2019

Una marea violeta copó las calles mendocinas por el #8M

El mal tiempo no se convirtió en impedimento para que miles de mendocinas alcen su voz en el Día Internacional de la Mujer.

Por Estefanía Scortichini - escortichini@losandes.com.ar

Este 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, miles de personas alrededor del mundo se unieron al tercer Paro Internacional de Mujeres (PIM). 

En Mendoza, las lloviznas y el frío no se convirtieron en impedimento para que mujeres, niñas, adolescentes, travestis y trans llevaran sus reclamos a las calles. 

El colectivo travesti-trans también marchó junto a sus banderas para reclamar por inclusión social y laboral.

 
/ Marcelo Rolland
/ Marcelo Rolland

La concentración de la “Vía Violeta”, llamada así porque este año coincidió con la Vía Blanca de Vendimia, empezó cerca de las 18 en calles Vicente Zapata y San Martín.

Después, marcharon hacia calle Las Heras por San Martín y concluyeron en un acto frente a plaza Independencia donde leyeron un manifiesto titulado “Somos la fuerza que puede parar el mundo”.

Aborto legal, ajuste laboral, el cese de femicidios y violencia machista, la separación de Estado y la Iglesia, el repudio hacia el gobierno de Tucumán y Jujuy por las cesáreas realizadas a dos niñas violadas y embarazadas y la implementación de la ESI fueron algunos de los puntos que se tocaron a lo largo del manifiesto.

8M Mendoza
 
/ Marcelo Rolland

"Te amamos, Lili" 

Sobre la vereda del templo Jesuítas en calle San Martín, cuatro mujeres jóvenes sostenían una bandera violeta y una foto de mujer que decía "te amamos, Lili".

Eran las hijas de Liliana Olguín, una mujer de 48 años que el enero pasado fue asesinada a puñaladas en Las Heras. Por el crimen detuvieron a su esposo con quien tuvo cinco hijos.

"Es una lucha para las mujeres que están, para que no les pase lo mismo. Yo tengo una hija de 14 años y no quiero que le pase lo mismo", manifestó Florencia una de las hijas de Olguín. Las cuatro mujeres llevaban pañuelos violetas. Una de ellas era su nieta. 

 

"No compartimos los mismos principios que todas las mujeres de la marcha, pero vinimos por la lucha contra la violencia de género",  agregó Florencia.

"En la primera marcha de Ni Una Menos nos sacamos una foto todas juntas, con ella" , recordó emocionada Agostina, su otra hija. 

8M Mendoza

El fin de la violencia machista, la legalización de aborto y la igualdad de condiciones no solo en el trabajo sino en todos los aspectos de la sociedad son algunos de los reclamos que esta tarde llevaron a marchar a miles de mujeres a lo largo del país.

Cabe destacar que en lo que va del 2019 se han reportado 42 femicidios en Argentina. Una cifra que alarma y duele al mismo tiempo.  

 
/ Marcelo Rolland
/ Marcelo Rolland
 

Los colores tomaron otro significado ya que cada pañuelo que se vio esta tarde en la movilización simbolizaban una lucha distinta. Verde a favor del aborto, naranja para exigir la separación del Estado y la Iglesia y violeta en honor a la fecha.  

Textuales 

Entre las banderas y los paraguas se mezclaban cientos de carteles. "Se lo debemos a las pibas que no volvieron", "Yo quiero vivir no sobrevivir", "Respeta mi existencia y bancate mi  resistencia" ,"Mamá, papá, llegué bien", "Marchamos porque estamos vivas pero no sabemos hasta cuándo", eran algunas de las frases que se podía leer en ellos.