Sociedad Viernes, 31 de mayo de 2019 | Edición impresa

Una escuela mendocina fue premiada por incentivar a la lectura

El proyecto estuvo coordinado por Isaías Soloa, profesor de literatura de la escuela Tomás Godoy Cruz. Participan 1200 estudiantes.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

‘‘Lo importante es poner en valor la palabra de los chicos’’. La frase pertenece al profesor de literatura Isaías Soloa (35) de la Escuela Normal Tomás Godoy Cruz, de Ciudad, que obtuvo el segundo lugar, de la categoría escuelas públicas, de un certamen denominado VivaLectura organizado por la Fundación Santillana entre otros.

Esta una iniciativa del Ministerio de Educación de la Nación, que fue coordinada y realizado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

Orlando Pelichotti / Los Andes

El concurso, premia proyectos de promoción de la lectura y para esta edición se recibieron más de 700 inscriptos y 467 proyectos. La escuela mendocina obtuvo el primer lugar a nivel provincial compitiendo con otras escuelas, bibliotecas, centros culturales, ONG, empresas y otros espacios sociales de todo el país.

 

“Desde la primera semana de octubre, 1200 chicos de la escuela, de ambos turnos, comparten sus experiencias de lectura que eligen entre más de 300 opciones que ellos mismos proponen. La intención es fomentar el placer de leer eligiendo”, explicó Soloa quien coordina a un equipo de 40 docentes que participan de esta propuesta. 

El placer de leer

Soloa contó que el proyecto que presentó se denomina “La Semana de la Lectura”, que es un evento institucional donde durante el año se presentan cinco programas de lectura, que van desde primero a quinto de la Educación Secundaria Orientada. Se encuentran lecturas obligatorias y optativas. Suman, entre todas, 282 obras literarias, que tienen diferentes criterios: la franja etárea, las temáticas de cada año, las nacionalidades y los géneros (tradicionales: narrativo, poético y dramático; y el género moderno ensayo). Aparecen las tipologías con subcategorías como las novelas realistas, históricas, autobiográficas, de formación, de ciencia-ficción, distópicas, utópicas, de fantasía, detectivescas, de terror y de misterio.  

Orlando Pelichotti / Los Andes

“También aparecen literaturas de superficie, que es literatura no oficial en otro formato.

Por ejemplo aquellas que aparecen en plataformas de Internet que se escriben en tiempo real o literatura improvisada como trap”, contó. 

 

Luego, durante el encuentro en la escuela los estudiantes muestran cómo han sido sus experiencias de lectura. Para realizarlo acuden a los medios que consideran cercanos a sus intereses como la presentación de obras de teatro, producción de esculturas y maquetas o filmación de recitado de poemas en la vía pública. Soloa contó que se han dado situaciones en donde los chicos presentan lo leído con espacios lúdicos con producciones propias referidas a los libros como la Carrera de mente o el  “Preguntados” (la aplicación de celular). “Los límites de creatividad los ponen los estudiantes”, indicó.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Adicionalmente, los docentes del área de Lengua preparan a sus estudiantes, favoreciendo espacios de discusión y realización, aconsejando sobre opciones de realización y moderando todas las actividades previas al evento y durante la semana en sí misma. Se invita a personalidades vinculadas con la lectura y la escritura: escritores, diseñadores gráficos, periodistas y actores. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

Soloa resaltó: “haber recibido este premio es una gran alegría. Sirve para poner en valor lo realizado por todos los docentes, que ponen mucho de su tiempo, trabajando horas extra. Lo fundamental es que se intenta llegar al objetivo que es promocionar la lectura y ampliar las posibilidades, no solo de acceso sino de ampliar el panorama de lo que se considera literario”. 

 

Para este ciclo se han previsto dos nuevas instancias sugeridas por los estudiantes: participación de docentes como escritores y publicación de las producciones realizadas en los talleres que brindarán a los estudiantes.

Los jueces del concurso

El jurado presidido por Mirta Goldberg, creadora del programa de educación Caminos de Tiza, seleccionó a los 20 ganadores de este año. Los proyectos provienen de diferentes puntos del país: Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Corrientes, Formosa, Mendoza, Río Negro, Salta, Santa Fe y San Luis. Además de la originalidad de los proyectos se valoró su continuidad y la posibilidad de replicarlos.

La entrega de premios 

La entrega de premios oficial se realizó a principios de mes durante la Feria Internacional del Libro, de Buenos Aires. Alumnos y docentes del Normal recibieron diplomas, trofeo y 10 mil pesos.