Policiales Martes, 18 de diciembre de 2018

Una chica de 16 años confesó que mató a puñaladas a un remisero porque quiso abusarla

El hombre de 68 años fue encontrado muerto en el baño de su casa en Bahía Blanca. La adolescente dijo que antes había manoseado a su mamá.

Por Télam

Una adolescente de 16 años quedó detenida tras confesar haber asesinado a puñaladas al remisero que la semana pasada apareció muerto en el baño de su casa de la ciudad de Bahía Blanca, porque había abusado de su madre y también había intentado hacerlo con ella, informaron hoy fuentes de la investigación.

Los voceros explicaron que la menor de edad se presentó espontáneamente en la comisaría 4ta. de Bahía Blanca junto a su madre y una tía para confesar la autoría del crimen de Alberto López (68) y quedó aprehendida por "homicidio", a disposición de la fiscalía 3 del Fuero Penal Juvenil local.

 

La adolescente se presentó en momentos en que los investigadores estaban llamando a declarar a los pasajeros que López solía llevar en su remís trucho para avanzar en la pesquisa.

"Según la confesión, en un viaje en el que ella no había estado, el remisero manoseó a su madre y por ese motivo la adolescente fue a reclamarle a López a su casa y allí se produjo el homicidio. cuando el hombre la hizo pasar a la vivienda y allí trató abusarla" también a ella, dijo uno de los investigadores.

Siempre según la autoincriminación, la chica dijo que "se defendió" y que por eso le clavó una cuchilla en tres oportunidades, según reveló la autopsia.

La adolescente también contó que, tras cometer el crimen, se deshizo de la ropa ensangrentada que llevaba puesta prendiéndola fuego.

La confesión, que no tiene validez judicial porque fue hecho en sede policial, fue realizada ante la madre y la tía de la imputada.

Ante la consulta de las autoridades policiales, el fiscal Jorge Viego, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Bahía Blanca, dispuso interrumpir la declaración de la menor y ordenó su traslado a la sede de la fiscalía junto a su madre para remitir todas las actuaciones a la UFI 3 del Fuero Penal Juvenil.

 

El crimen de López se descubrió el jueves, pasadas las 7.30, cuando sus familiares alertaron a la policía sobre el hallazgo del cadáver en la casa en la que vivía, situada en Caseros al 3300 de esta ciudad.

Los investigadores comprobaron que la vivienda se encontraba ordenada y que la puerta de acceso no había sido violentada.

El cuerpo fue hallado en el interior del baño con un cuchillo de cocina de mango de madera clavado en uno de los hombros de la víctima.

Según la autopsia, López presentaba tres heridas de arma blanca: una en el hemitórax derecho, otra en la región escapular izquierda y una tercera en el hombro izquierdo.

López tenía un auto Volkswagen Gol de cinco puertas con el que solía hacer viajes informales del tipo remís y sus pasajeros fueron los primeros en ser investigados como sospechosos.