Sociedad Viernes, 3 de abril de 2020

Una argentina murió en Estados Unidos a causa del coronavirus

Andra Halberian vivía hace más de veinte años en ese país y falleció después de luchar por dos semanas contra la enfermedad.

Por Redacción LA

La falta de conciencia sobre la importancia del aislamiento y las escasas medidas contra del coronavirus en Estados Unidos tuvieron como resultado una víctima fatal argentina: Andrea Halberian de 42 años. Luego de sobrellevar la enfermedad por más de dos semanas, la mujer falleció la noche del jueves en Los Ángeles.

La víctima, Andrea Halberian, residía en Nueva York desde hacía más de dos décadas. Allí trabajaba como niñera y, por el avance del coronavirus, la familia que la empleaba decidió viajar a California y se la llevaron a ella y su marido, Lars Christian Ottesen. La familia desconoce donde se pudo haber contagiado.

 

Los primeros síntomas de la joven fueron parecidos a los de un cuadro de malestar gástrico. Por ese motivo recurrió en varias oportunidades a un centro médico en donde le realizaron una prueba que dio positivo al COVID 19, relató Alexis Halberian, hermano de Andrea, en diálogo con La Nación.

Durante la última semana, 21 de marzo, Andrea fue internada en el Hospital de la Universidad de California, donde desarrolló problemas respiratorios que derivaron en una pulmonía y dos días después la mujer fue intubada por insuficiencia respiratoria.

 

Su hermano Alexis contó con mucha tristeza que, a pesar de los múltiples esfuerzos, Andrea murió ayer por la noche. "Mi hermana vivía por sus sobrinos, los adoraba y eran su felicidad".

Alin Halberian, hermana menor de Andrea, dijo que “Andie, como la llamábamos nosotros, ha dejado un legado muy valioso en nosotros. Es un ser maravilloso, lleno de amor y generosidad. Siempre preocupada por todos, y queriendo hacer sentir a todo el mundo a gusto".

 

Además, destacó que es muy duro el momento que están viviendo ya que no podrán verla más, ni viajar para poder despedir sus restos.

Pedido de concientización

El 22 de marzo Andrea recurrió a las redes sociales para contar lo que estaba viviendo y que la gente comenzara a tomar conciencia de lo peligroso y doloroso que puede ser el COVID-19.

 

"Como todos sabemos, estamos viviendo en tiempos muy feos. Lo que les voy a contar no es joda, lo estoy viviendo en carne propia a la distancia. Hace cinco días que no puedo respirar, hace cinco días que estoy con vómitos violentos". Comenzó escribiendo.

"Me deshidraté mal, y estoy con fiebre. Para los que me conocen y saben tengo una alta tolerancia para el dolor. Esto no se compara con nada que viví. Sigo sin poder respirar bien, no duermo, me duele todo el cuerpo". Siguió el relato.

 

"Los hospitales están que desbordan, no te pueden mantener a salvo. Tomen conciencia, dejen de joder y quédense en casa. Cuídense los unos a los otros". Concluyó el mensaje.