Mundo Martes, 11 de junio de 2019

Un periodista descubrió que tenía Parkinson tras una transmisión en vivo

A Rory Cellan-Jones le comenzó a temblar la mano derecha, pero al principio descartó que se tratara de la enfermedad. Ahora lo confirmó.

Por Redacción LA

El Parkinson es una enfermedad de la que poco se habla. Este tema tomó relevancia luego de que Rory Cellan-Jones, corresponsal de tecnología de la BBC realizara una transmisión televisiva en vivo en octubre de 2018 y notara síntomas de la afección, la cual confirmó padecer a través de las redes sociales.

Luego de compartir públicamente su diagnóstico del Parkinson, el corresponsal de la BBC dijo que "quería ser franco" sobre el mismo y que debería hablarse más de esta enfermedad, según informó BBC Mundo.

 

Durante una transmisión televisiva en vivo en octubre de 2018, a Rory Cellan-Jones, corresponsal de Tecnología de la BBC, comenzó a temblarle la mano derecha. Pero él no había notado la agitación de su extremidad, que ocurrió mientras sostenía un cable, según contó el periodista.

Pero después de esa transmisión, un neurólogo envió un correo a la BBC sugiriendo que Cellan-Jones se sometiera a un chequeo médico.

 
El anuncio de Cellan-Jones

El periodista ya había programado una cita con su médico de cabecera por otro síntoma que le preocupaba, que no era el movimiento de su mano (aunque todavía no le había llegado la fecha de asistir). "Hacia finales de 2018 ya estaba arrastrando un pie al caminar. Sabía que algo no estaba bien", señaló.

"Un par de personas notaron que me temblaba la mano hoy en mi transmisión en vivo sobre el 5G. Por lo tanto, parece ser un buen momento para revelar que recientemente me diagnosticaron Parkinson. Estoy recibiendo un buen tratamiento y ahora los síntomas son leves, por lo que continúo mi vida con normalidad. ¡Adelante y hacia arriba!", escribió.

 

Así que el temblor de la mano "fue otra señal", dijo Cellan-Jones. En enero recibió el diagnóstico sobre sus problemas motores: tenía Parkinson, aunque en ese momento decidió no contárselo al público.

Pero a fines de mayo, la mano derecha del corresponsal volvió a temblar durante otra transmisión televisiva, y la BBC volvió a recibir comentarios de telespectadores preocupados. Así fue como el periodista, tras una conversación con su productora, decidió a contarlo a través de su cuenta de Twitter.