Turismo Domingo, 22 de julio de 2018 | Edición impresa

Un paseo por la primera fábrica de aceite de oliva

La olivícola Laur forma parte del circuito del turismo del olivo y el aceite, insignia de la industria cuyana.

Por Redacción LA

Conocida como “la tierra del sol y del buen vino”, Mendoza cada vez más se proyecta en el país y en el mundo con otros atractivos turísticos.

Es que a los paseos típicos de bodegas, montaña y circuitos de actividades de aventura, se suma cada vez más el interés por conocer la creciente industria olivícola de la provincia.

En promedio, reciben cerca de 200 visitas diarias.

Una visita guiada permite conocer cómo fueron los primeros productos a principios del siglo XX y los blends actuales.

“Algunos ya conocen nuestros productos, otros vienen buscando algo diferente porque ya han visitado muchas bodegas. Aquí conjugamos algo único en un solo lugar: encontrarse con la olivícola que ocupa el número quince en el ranking de las 100 mejores del mundo (y la primera de Argentina), y una de las tres acetaias fuera de Europa que elaboran aceto balsámico original certificadas por el Consorcio del Aceto Balsámico de Módena”, explica Gabriel Guardia, gerente de Olivícola Laur y Acetaia Millán. 

Guardia, que trabajó desde muy joven en la empresa, es el encargado de hablar de los secretos del aceite de oliva y el auténtico aceto. 

“Estamos felices de recibir cada vez más turistas con ansias de aprender los secretos del buen aceite de oliva y aceto balsámico. Y, por supuesto, es un orgullo enorme que grandes artistas nos elijan para disfrutar otras bondades de Mendoza”, agregó Gabriel Guardia. 

Sobre los visitantes, explicó que la mayor parte provienen de distintas provincias argentinas, mientras que el resto y en cantidad creciente, de Brasil, Estados Unidos y Europa en general. También se nota una presencia cada vez más fuerte de turistas de China. 

Contó que los programas turísticos incluyen una visita de 45 minutos dirigida por un guía especializado (a elección en español o inglés) que recorre los olivos centenarios, la fábrica antigua y la nueva, la moderna tecnología con la que se elabora el aceite de oliva y el aceto balsámico.

Además, el visitante puede degustar todos los aceites de oliva virgen extra y aceto balsámico, sumado a tomates secos, pasta de aceitunas verdes y negras, aceitunas y pan casero.

 

Famosos interesados

Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y capacitado en Módena para la producción de aceto balsámico tradicional destacó que el interés es tan grande que muchos artistas que llegaron alguna vez como turistas deciden producir luego sus propios aceites y acetos. 

Entre ellos, destacó la visita de Juanchi Baleirón, Nito Mestre y Adrián Barilari y el chef Nicolás Bedorrou, ganador de tres Martín Fierro. Además, el músico ganador de un premio Oscar Gustavo Santaolalla, también está evaluando seguir el mismo camino, según comentó el referente de la olivícola de Cruz de Piedra.

 

Pionera desde 1906

Olivícola Laur fue fundada en 1906, por inmigrantes franceses y ha sido desde entonces pionera en la elaboración de aceite de oliva extra virgen.

Actualmente pertenece a la familia Millán (Átomo Supermercados, Bodega Los Toneles) y produce 450 mil botellas de aceite de oliva al año

Está ubicada en Videla Aranda 2850 (Cruz de Piedra, Maipú). Informes : 0261-4490716 o a info@olvlaur.com