Sociedad Martes, 31 de marzo de 2020

En primera persona: el relato de un mendocino que pasó su cumpleaños varado en Costa Rica

Es uno de los 350 argentinos que no han podido regresar desde ese país.

Por Sandra Conte - sonte@losandes.com.ar

Diego Quiroga cuenta que había anticipado que su cumpleaños número 31 sería diferente pero confiesa que no se imaginó cuánto. Con dos amigos, partieron para Costa Rica el 13 de marzo. Antes de salir, consultaron en todos los aeropuertos –Mendoza, Panamá y San José- y les dijeron que operaban con normalidad. Tenían que regresar hace tres días pero ahora son de los 350 argentinos varados en ese país. 

Con el sonido de los pájaros de fondo de la llamada de Whatsapp, cuando se le pregunta su edad, Diego responde que a partir de hoy tiene 31. Hace 10 días que una familia de costarricenses los alojó, junto con dos chilenas que tampoco pudieron regresar a su país. De no haber sido por eso, no sabe cómo ni dónde estarían en este momento, y probablemente su cumpleaños, hoy extraño, hubiera sido muy duro.

 

Diego, Nelson Argañaraz (31) y Fabián Alcántar (31) compraron sus pasajes a Costa Rica en setiembre. Como para la fecha de partida el coronavirus ya estaba ganando la escena internacional, consultaron si había problemas. El joven añade que en el avión se encontraron con una pareja de mendocinos que iban a pasar su luna de miel a Cuba y también les habían respondido que todo funcionaba con normalidad. “Ahora deben estar varados allá”, intuye.

Cinco días después de llegar a Costa Rica, un amigo de Fabián, que trabaja en el aeropuerto, le avisó que Panamá iba a cerrar sus fronteras en 24 horas. Como llamaron a la embajada argentina y nadie les respondió, viajaron los 200 kilómetros que los separan de San José y también fueron a la oficina de la aerolínea Copa, donde les informaron que hasta el 22 no iba a haber vuelos.  

 

Entre tanto, la Argentina empezó a limitar los viajes de repatriados y finalmente definió que no iban a traer más argentinos del exterior, para después decir que lo hará de modo muy paulatino. Los que están en Costa Rica comenzaron a vincularse por las redes sociales y se han formado grupos de Whatsapp, incluso algunos segregados de acuerdo a la aerolínea con la que viajaron.

A partir de esto, el número de argentinos varados en Costa Rica pasó de los 270 que se creía en un primer momento a los 350 de hoy. Desde la embajada les han respondido que se preparen para pasar ahí varias semanas más. Pero así como estos tres mendocinos son jóvenes y han podido hacer rendir sus ahorros porque los alojó generosamente una familia, en esos centenares hay personas de grupos de riesgo, por la edad y por condiciones de salud.

 

Hace unos días, los viajeros se comunicaron con Copa para preguntar cuándo hay vuelo de regreso y les dijeron que el sistema muestra hasta el 10 de mayo y todavía no hay ninguno disponible. Aún más, temen que no puedan volar directo a Mendoza, sino que llegarán a Córdoba o Buenos Aires, y anticipan otro problema para regresar a la provincia.

En la espera de “10 días y contando”, los jóvenes están en contacto frecuente con una pareja de mendocinos, que viajaron a Costa Rica de luna de miel: Marcos Marengo, coordinador de la terapia intensiva del hospital Santa Isabel de Hungría, y Lorena Impagliazzo, a cargo del área de kinesiología del área respiratoria de la fundación San Andrés. Ambos trabajan, además, en el Hospital del Carmen, por lo que están ansiosos de regresar y estar disponibles para tratar pacientes con coronavirus (previa cuarentena).