Mundo Sociedad Viernes, 12 de abril de 2019

Un físico argentino trabajó en la foto del agujero negro

Luis Lehner es cordobés y es parte del Perimeter Institute de Canadá. Explicó por qué eligieron el Messier 87.

Por Redacción LA

Luis Lehner formó parte del equipo que logró el hallazgo. Se trata de un cordobés que trabaja en el Perimeter Institute de Canadá y estudió física en la Facultad de Matemática, Astronomía, Física y Computación de la Universidad Nacional de Córdoba. Dio detalles de la selección de las fotos que dieron con el descubrimiento.

 

En una entrevista en diario Clarín, el científico contó que primero habían seleccionado una foto que era parte de Sagitario A. “Es una fuente de radio compacta y brillante en el centro de la Vía Láctea”, contó que al no tener buena resolución debieron dejarla de lado. Por tal motivo, optaron por Messier 87. “Emana una energía 2 mil veces más que nuestra galaxia y la distancia es mil veces superior”, detalló que la información obtenida de este punto en el espacio les permitió corroborar las teorías de los agujeros negros.

 

Este científico argentino vive en Toronto junto a su esposa y dos hijas. En su Córdoba natal vive su madre, quien lo visita con frecuencia en el país del norte. Lehner estuvo a cargo de la importantísima tarea de seleccionar y supervisar millones de fotos para organizar una secuencia donde se pudiera observar el agujero negro. Pero no fue el primero en su clase que realizó la misma tarea, sino uno más de los tantos en el mundo que están abocados a la cuidadosa selección de cada imagen.

La fotografía del agujero negro, que logró el equipo científico, sirvió para confirmar la teoría de la relatividad de Albert Einstein. “Es muy interesante, cuándo él la describe no tiene ninguna escala intrínseca, se puede aplicar a la distancia de 100 metros o 10 años luz. Pero al superar esta prueba te la teoría te da más confianza”, indicó.

Además, manifestó que hubo varias pruebas previas para dar con el exitoso resultado. “Sabíamos que funcionaba entre Mercurio y Tierra, que fue donde Einstein testeó la teoría. Después se probó en los límites del Sistema Solar y los cálculos eran fiables. Ahora el límite de confianza se extendió, pero sabemos que en algún momento fallará, porque cuanto más alejado de la Tierra más difícil es lograr una precisión”, explicitó.