Sociedad Miércoles, 19 de febrero de 2020

Un empleado estatal fue despedido por estafar en 1.800 dólares a una ciudadana

El hombre trabajaba en la Dirección de Administración de Activos ex Bancos Oficiales (DAABO) y alteró los datos del sistema.

Por Redacción LA

El Ejecutivo provincial comunicó hoy en el Boletín Oficial el despido de un empleado de la Dirección de Administración de Activos de ex Bancos Oficiales (DAABO) que estafó a una mujer 1.800 dólares.

Pablo Campos, fue apartado de su puesto luego de que se diera a conocer que alteró datos del sistema y le pasó su propio CBU a una contribuyente que intentaba cancelar una deuda. 

 

Según lo publicado en Boletín Oficial de la provincia, el agente fue consultado por una mujer para darle fin a la hipoteca que regía sobre la casa de su abuelo. En concreto, la propiedad tenía un deuda antieconómica de $ 441,19, pero el empleado informó que debía abonar $ 127.552,75 o en cuotas $ 150.062,06. 

La interesada se había comunicado con el hombre vía mensajes de WhatsApp, que se convirtieron en una de las pruebas de la causa. Campos atendió su consulta, pero cometió un serie de irregularidades en el proceso de cancelación. Además de saltar todos los pasos administrativos del procedimiento, el agente alteró los valores de la deuda, diciendo que ascendía a la suma de U$S 1.800, lo que significaba un depósito por $ 127.552,75 o en cuotas $ 150.062,06 y además le proporcionó un CBU personal para el pago.

 

Ante la sospecha de irregularidades, la mujer se acercó a la DAABO, donde las autoridades comprobaron la estafa realizada por Campos.

El empleado no sólo no contaba con las facultades para llevar a cabo el trámite del levantamiento de la hipoteca, sino que también se pudo comprobar, a través de una auditoría de sistema de la DAABO, que había ingresado ilegalmente para modificar el valor de la deuda original y así perjudicar económicamente a la mujer interesada. 

 

Campos fue suspendido inicialmente y luego despedido de su puesto y investigación de la causa está en manos de la Fiscalía de Instrucción Nº 3 de la Unidad Fiscal Departamental de Delitos Económicos.