+ Deportes Lunes, 4 de marzo de 2019 | Edición impresa

Un cierre distinto para el tradicional torneo mendocino

Mucho público colmó las instalaciones del Mendoza para disfrutar de la final.

Por Redacción LA

“Quiero agradecerle a ustedes y a toda esta gente que vino a ver la final. No estamos acostumbrados a jugar en Mendoza,  un partido con esta gran cantidad de público  y es muy bueno que se acerquen a disfrutar del tenis”,  dijo un agradecido el campeón, Francisco Bahamonde, tras recibir la distinción y el cheque, al mejor de la 49° edición del Tradicional Crepuscular, que contó con un importante apoyo de las empresas y que le permitió otorgar 70 mil pesos en premios

 

“Juego desde muy chico en este club y de alguna manera me he acostumbrado al público y no siento las presiones. Hoy vino más gente que de costumbre y por suerte pude gritar campeón en la cancha central de mi club”, sostuvo el tenista del club de calle Boulogne Sur Mer. 

Panchito ayer anotó su nombre entre los grandes del historial del Crepuscular, en el que mostró su calidad,  en un partido que apenas duró algo más de una hora.

Jose Gutierrez / Los Andes

El 49° Torneo Crepuscular apagó sus luces

Las canchas del Mendoza Tenis Club, volvieron a ser el escenario principal para la disputa del Torneo Crepuscular, certamen nacido en la década del ‘70 . Un certamen que ha convocado a los mejores de distintas épocas, desde que se creó como un torneo nocturno juvenil, el Crepuscular, que organiza el Mendoza Tenis, es una marca registrada en el ámbito local y durante muchos años, la cita obligada para figuras de renombre. 

Guillermo Vilas, José Luis Clerc, Héctor Romani, el paraguayo Víctor Pecci, Carlos Junquet (ex capitán de Copa Davis), Ricardo Cano (integrante del equipo de Davis junto a Vilas y Clerc), Horacio Varela, Gerardo Miceli, Pancho Mastelli (histórico entrenador que llevó a Luli Mancini a los primeros planos), Julián Ganzábal, Manolo Campoy, Roberto Ferrando (asiduo campeón en los inicios), Orlando Girelli, Roberto Hertlein, Alberto Torchia, Gabriel Limina, Santiago Elst, Enrique André, Pablo Corrales, Nicolás Becerra, David Pía, son algunos de los cientos de nombres que pasaron por ese certamen que es marca registrada.

 

Guillermo Salatino, hoy uno de los periodistas más reconocidos del tenis mundial, pasó por el torneo en 1967 jugando en dobles con Jorge Martínez (gran jugador que luego se destacó en la actuación). Los chilenos Patricio Rodríguez, Hans Gildemeister y Guillermo Rivera. Enrique Grimolizzi, Roberto Argüello y la lista sigue.

Leonardo Olguín, Martín Alund, Nicolás Becerra, Gustavo Giussani (el máximo ganador del Crepuscular), Agustín Calleri, Mariano Puerta, Eduardo Médica, Jonathan Gonzalia, Machi González, Guido Pella (lo ganó en el 2009 y 2010), Diego Hartfield (vino a Mendoza y a los cuatro meses jugaba con Federer en Wimbledon), Luis Moreschi, Diego Moyano, Federico Delbonis

 

“Recuerdo que una vez invité a venir al ‘Peque’ Diego Schwartzman y sólo había conseguido un pasaje semi cama, y él me pedía cama... Le dije que con su altura entraba bien. Jajajaja mirá ahora donde está!!! Y vino igual”, contó a Más Deportes, Ricardo Arancibia. Schwartzman hoy es TOP 25 del mundo.

Entre las chicas, en el transcurso de los años, se destacaron las presencias de Paola Suárez, Mariana Pérez, Stella Degarbo, Victoria Ortega, Carina López, Laura Bertolo. 
Alguna vez, el torneo puso en juego la Copa Diario Los Andes, dado que siempre se le dio un papel preponderante a las categorías infantiles y juveniles.