Mendocinos en alerta Miércoles, 3 de julio de 2019

Chofer de colectivo trasladó a una pasajera que convulsionaba hasta un centro de salud

El conductor pidió una ambulancia que nunca llegó y tomó la decisión de llevarla en la unidad."La vi que estaba muy mal y no la podía dejar"

Por Ricardo Sánchez Rico - rsanchez@losandes.com.ar

"La vi que estaba muy mal y no la podía dejar". Con esas palabras simples pero directas Sergio Álvarez (35), un chofer de colectivos de la empresa Autotransporte El Trapiche, describió el enorme gesto que tuvo ayer junto a dos jóvenes, cuando trasladaron de urgencia a una pasajera que comenzó a convulsionar en medio del recorrido.

Todo ocurrió durante el mediodía de este martes cuando Jésica Rojas (30) acudió al Hospital Español para que un médico pudiera atenderla ya que se sentía descompuesta. La mujer llegó al nosocomio en colectivo y según relató a Los Andes su cuñado, Agustín Maure, se retiró unos minutos después sin ser atendida.

Para regresar a su casa abordó el colectivo interno 65 de la línea 401 con recorrido B°Bombal-Centro, que era conducido por Sergio. Cuando la unidad iba por la calle Coronel Díaz los gritos de los pasajeros lo alertaron de que algo andaba mal: Jésica se descompuso y después de unos segundos comenzó a vomitar y a convulsionar.

Ante la urgencia de la situación, Sergio detuvo la unidad y uno de los pasajeros llamó al 911 para dar aviso de la emergencia. "Cuando lo atendieron le transfirieron la llamada al Servicio Coordinado de Emergencias y el telefonista del SEC empezó a preguntar con ironía sobre el tipo de urgencia. Los que la ayudaron me contaron que dieron el aviso de una persona descompuesta y el operador les decía 'se descomponen los artefactos' y al final no mandaron la ambulancia", detalló con mucha bronca Agustín.

El posteo en Mendocinos en Alerta para agradecerle al chofer.

Tras la discusión con el operador, el trabajador entendió que tenía que ser él quien trasladara a la joven al hospital. Por eso pidió autorización al control de la empresa de colectivos y luego consultó con los pasajeros si podían descender de la unidad, porque iba a ir al nosocomio más cercano. Todos aceptaron y el traslado se concretó.

Dos muchachos decidieron acompañar a Sergio y a la mujer descompuesta hasta el Hospital Carlos Pereyra, donde Jésica fue atendida de urgencia y quedó en observaciones.

Tras los momentos de angustia y susto los familiares que llegaron al lugar no dudaron en agradecer al conductor del 401 y a los dos muchachos que en ningún momento abandonaron a la mujer con un posteo en el grupo de Facebook Mendocinos en Alerta.

"Primero soy ser humano, la vi que estaba muy mal y no la podía dejar", aseguró el chofer que se transformóen héroe al cuidar con gran celo a sus pasajeros.

En primera persona

Sergio transita diariamente las calles mendocinas a lo largo de las 8 hortas que duran sus jornadas de trabajo. Además de ser amante del fútbol, deporte que practica frecuentemente para 'no engordar' por el trabajo, disfruta de cuidar a los pasajeros que le toca trasladar.


"Hace tres meses que trabajo en la empresa y ya me ha tocado asistir a tres personas que se descomponen en el micro. Siempre busco ser amable, porque estoy acostumbrado a los trabajos que requieren tratar con personas, pero a los que más cuido es a la gente mayor", confiesa.