+ Deportes Martes, 3 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Un año amarillo: Murialdo está en su momento de gloria

Las Canaritas ganaron los dos torneos de la campaña.

Por Gonzalo M. Tapia - gtapia@losandes.com.ar

A Franco Médici no le costó tomar una decisión en el principio del verano pasado. Si bien quería tomarse un año sabático, para poder recibirse, fue convocado por el club de toda su vida, para hacerse cargo de las damas mayores, que venían con una buena performance, pero no habían obtenido títulos en 2018, teniendo el mismo equipo que habían dado las dos vueltas olímpicas en  2017 con Gabriel Herrera al mando. Por eso era difícil para Médici no concurrir a ese llamado desde Villa Nueva. “Era un desafío tremendo. Tenía que dirigir en ‘mi’ club a chicas ya consagradas. Estaban mis dos hermanas, habían grandes jugadoras y no quería defraudar a nadie. La meta era seguir ganando torneos, porque tenemos a grandes hockistas. Al Apertura lo ganamos de punta a punta, pero en este Clausura fue diferente. Vencimos a los de arriba, tuvimos varias lesiones y un bajón en el rendimiento. En la liga no nos fue bien y ahí conocí al grupo, porque cuando se pierde se ve la parte humana del equipo y eso sirvió, porque se esforzaron el doble y mejoramos el desempeño en lo que restaba de competencia. Son muy constantes. El objetivo es posicionar a Murialdo arriba, pero no solamente ganando torneos, sino consolidando un estilo de juego, con una filosofía deportiva clara, que se fue logrando de a poco”, comentó el DT campeón.

 

Chaira Médici, jugadora destacada del elenco de Murialdo, nos habló sobre los partidos más complicados que jugaron. “La semi fue un partido muy duro. Ganamos 1-0 a cuarenta segundos del final. Siempre fueron duros los partidos ante Los Tordos. Es más, en la zona campeonato contra ellas y Andino se nos complicó mucho. Fue un torneo raro el Clausura para nosotros, porque tuvimos muchas bajas después de la Liga Nacional”. El último cuarto de la final del Clausura entre Murialdo y Andino quedará para la historia. Las amarillas caían 3-0. Esta temporada, en varias disciplinas, Murialdo tuvo grandes remontadas en finales y gracias a ese corazón logró alzarse con copas, como el Panamericano de hockey patín y el domingo ocurrió algo similar en la final del Clausura, donde eran goleadas y lo igualaron en 3 para luego vencer en los penales. “Antes  de empezar el último cuarto, estábamos 1-0 abajo. Después tuvimos varias llegadas a fondo, pero no concretábamos. Nunca bajamos los brazos y no cambiamos la estrategia. Al finalizar el tercer cuarto nos convencimos de que había que dejar todo para no perder el titulo. Debíamos entregar el máximo porque quedaban 15’ para lograrlo. Pasaron muchas cosas y en los 8’ finales logramos empatar 3-3”.

 

Chiara, cerró: “Mi hermano y el profe nos dijeron: ya está, hicieron lo imposible para empatar. Hay penales, vayan y disfruten, ¡pero no se pueden disfrutar los penales! y la arenga ayudó para que ganáramos”.