Mundo Martes, 14 de enero de 2020 | Edición impresa

Trump volvió a justificar el asesinato de Qasem Soleimani

El presidente de EEUU dijo que no importaba si el ataque que planeaba el militar iraní era inminente o no. 

Por Agencia DPA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a defender ayer el bombardeo norteamericano en el que murió el general iraní Qasem Soleimani y resaltó que “realmente no importa” si suponía una amenaza “inminente” para el país.

“Los medios de noticias falsas y sus socios demócratas trabajan duro para determinar si el futuro ataque del terrorista Soleimani era ‘inminente’ o no y si mi equipo estaba de acuerdo”, dijo.

 

“La respuesta a ambas es un firme sí, pero realmente no importa debido al horrible pasado” de Soleimani, manifestó en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

Trump afirmó en varias ocasiones que Soleimani preparaba ataques “inminentes” contra objetivos estadounidenses, si bien las autoridades del país norteamericano no han presentado pruebas que respalden estas afirmaciones.

 

En este sentido, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró la semana pasada que Washington “no sabía con precisión cuándo y dónde” planeaba ataques Soleimani, si bien incidió en que eran “inminentes”.

“No sabíamos con precisión cuándo y no sabíamos con precisión dónde, pero era real”, dijo, antes de indicar que Soleimani planeaba “una serie de ataques inminentes”. “Tomamos la decisión correcta. El presidente tomó la decisión correcta”, argumentó.

 

Pompeo se pronunció además sobre las palabras de Trump en las que acusó a Soleimani de planear “hacer estallar” la embajada estadounidense y recordó el asalto ejecutado días antes por milicianos de Kataib Hezbolá contra las instalaciones.

“No hay duda de que Soleimani tenía intención de actuar no sólo contra nuestras fuerzas y diplomáticos en Irak, sino en otros países de la región y el mundo”, manifestó el secretario de Estado.

 

El propio Trump indicó el viernes en una entrevista con Fox News que “probablemente” uno de los objetivos “iba a ser la Embajada en Bagdad”. “Puedo revelar que creo que iban a ser cuatro embajadas”, añadió, sin dar más detalles.

Soleimani murió junto al número dos de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP)  -una coalición de milicias progubernamentales iraquíes apoyadas por Teherán-, Abú Mahdi al Muhandis, y varios milicianos iraquíes, tras lo que Irán prometió que se vengaría por el ataque.

 

En respuesta a la muerte de Soleimani, Irán atacó el miércoles pasado con misiles dos bases militares situadas en Irak en las que se encuentran desplegados soldados estadounidenses, en lo que el líder supremo iraní, Alí Jamenei, describió como “una bofetada” a Washington.Por su parte, las autoridades iraquíes criticaron duramente el bombardeo contra Soleimani y las FMP y recalcaron que esta coalición de milicias fue un elemento importante en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.