Economía Martes, 3 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Trump arancelará exportaciones de acero y aluminio de Argentina

La decisión también alcanzará a Brasil. Es por la devaluación de las monedas de ambos países.

Por Redacción LA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer la “inmediata” reimposición de aranceles al acero y aluminio de Brasil y Argentina, aduciendo políticas injustas por parte de ambos países. “Brasil y Argentina han devaluado fuertemente sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores”, tuiteó el mandatario. “Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a Estados Unidos desde esos países”, añadió.

Por la tarde de ayer se conoció que el Gobierno nacional inició hoy gestiones para conocer los alcances por la aplicación de aranceles de importación al acero y al aluminio de origen argentino, a la vez que analiza adoptar una posición conjunta con Brasil.

 

“El Gobierno inició las gestiones con Estados Unidos para obtener mayores detalles sobre la medida que restablece los aranceles de importación al acero y al aluminio provenientes de Argentina y Brasil”, informó el ministro de Producción, Dante Sica, a través de un comunicado.

Ante la medida, tanto Sica, como su colega de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, “solicitaron entrevistas con sus pares de Estados Unidos”, para conocer los alcances de la medida.

Además, “el Gobierno está trabajando en conjunto con la Embajada Argentina en los Estados Unidos para conocer los detalles sobre cómo se llevará a cabo la restauración de los aranceles”.

En tanto, funcionarios del área de Producción “están avanzando en gestiones con el gobierno brasileño para definir una posición y acciones conjuntas”, al tiempo que “se contactó a los referentes del sector privado para trabajar sobre el impacto que los aranceles podrían ocasionar en sus exportaciones”.

 

Amague anterior

A principios de 2018, Trump decidió aplicar aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio, pero en marzo de ese año aprobó exenciones para algunos países, incluidos Argentina y Brasil.

En esa oportunidad, un acuerdo impulsado por Faurie y el entonces ministro de Producción Francisco Cabrera, estableció cupos de exportación libres de arancel con un tope de 180.000 toneladas anuales para ambos productos. Estos montos fueron determinados teniendo en cuenta los volúmenes de exportación de Argentina a este mercado.

Este acuerdo colocó a Argentina entre los pocos países que, junto con Australia, Brasil, Canadá, México y Corea del Sur, consiguieron algún tipo de excepción para esta medida.
 

La situación cambió en la mañana de ayer. “Les di una gran pausa en relación a los aranceles. Ahora estoy quitando esa pausa. Es muy injusto para nuestros fabricantes y muy injusto para nuestros agricultores. Nuestras empresas siderúrgicas estarán muy felices y nuestros agricultores estarán muy felices”, declaró Trump a periodistas en la Casa Blanca.

Brasil estuvo al borde de la recesión este año y Argentina se encamina a su segundo año de contracción económica, lo cual ha llevado al debilitamiento de las monedas de ambos países frente al dólar. Desde marzo de 2018, el real se depreció 22,99% frente al billete verde, y el peso, 67,23%.

 

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de acero y aluminio argentinas, lo que representa un mercado de 700 millones de dólares, según datos oficiales.

El año pasado, Estados Unidos importó 168.922 toneladas de acero de Argentina, lo que representa 220,25 millones de dólares, según datos del gobierno estadounidense.

Desde el ámbito privado, el director de la compañía Aluar, Javier Madanes, afirmó que están “evaluando la decisión de la administración Trump”, y pidió a las autoridades del nuevo gobierno de Alberto Fernández “actuar en las relaciones internacionales y adoptar medidas de defensa”.
 

Bolsonaro también está preocupado por la medida

El anuncio de Trump es un golpe para Brasil, el segundo mayor proveedor de acero de Estados Unidos. El presidente Jair Bolsonaro dijo que, de confirmarse esta noticia, no dudaría en llamar directamente a la Casa Blanca para resolver el tema.

“Voy a conversar con (el ministro de Economía brasileño) Paulo Guedes”, declaró a periodistas. “Y si fuera el caso (...) llamo a Trump. Tengo un canal abierto con él”, añadió.

Brasil representa alrededor del 14% de todas las importaciones de acero de Estados Unidos y es su segundo proveedor detrás de Canadá.

En 2018, Estados Unidos importó más de 3,98 millones de toneladas de acero de Brasil, por un valor de casi 2.500 millones de dólares, según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.