Sociedad Jueves, 26 de marzo de 2020

Trucos para cortarte el pelo y el flequillo en casa en medio de la cuarentena 

En esta nota te vamos a dar algunas recomendaciones necesaria para poder arreglarte el cabello vos mismo y no morir en el intento. 

Por Redacción LA

La cuarentena tomó por sorpresa a más de uno y con el correr de los días pequeñas cosas en las que no habías reparado empiezan a manifestarse. De repente el flequillo empiezan a descontrolarse y la idea de cortarse el pelo en casa no parece tan “descabellada”. 

En esta nota te vamos a dar algunas recomendaciones necesaria para poder cortarte el pelo en casa sin morir en el intento. 

 

Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, explicó que lo más importante es utilizar herramientas adecuadas. 

“Tijeras de cocina, las del escritorio… No, no son, ni de lejos los mejores utensilios para cortar el pelo. Si se puede, es importantísimo tener unas tijeras específicas y bien afiladas, porque si no están bien afiladas, con cada tijeretazo el pelo irá hacia atrás y quedará demasiado corto, y no controlaremos bien la longitud”, dijo.

Las “colitas” o hebillas que solías usar para hacerte trencitas, pueden ser de gran ayuda. 

Si querés cortarte el pelo a capas, Rosi Fernández, directora del salón Ananda Ferdi en Madrid, recomienda, poner la cabeza boca abajo, peinar el cabello y cortarlo en recto. 

“Podemos hacer una coleta para que sea más fácil”, dice. Y advierte que hay que tener cuidado con la distancia a la que cortamos. “¡Te puedes llevar la melena!”, manifestó en diálogo con el diario español La Razón.

 

Y si lo que queremos es únicamente cortar el flequillo, Eduardo Sánchez recomienda hacerlo siempre con el pelo seco ya que con el pelo mojado es más fácil equivocarse con la longitud. 

YouTube

“Siempre es importante partir del cabello secado al aire, sin estirar con plancha ni secador de esta forma, evitaremos excedernos en el corte”, dijo. “Primero, peina el cabello con un peine fino”, explica Eduardo Sánchez.

“De frente al espejo, busca justo el punto donde la cabeza se curva, donde se ve más abombada. Ahí es desde donde marcamos el flequillo, separando el pelo en forma de triángulo. Ese triángulo debe comenzar en el centro del tabique y luego llegar más o manos hasta las tres cuartas partes de la ceja”, agrega.

Eduardo añade un detalle importante para tener en cuenta según la cantidad de pelo que tengamos: “Mientras más atrás se inicie la punta del triángulo, más espeso va a ser el flequillo. En los casos en que el cabello no es muy abundante, es mejor no iniciar ese flequillo demasiado atrasado para no restar densidad a los laterales. A la vez, es preferible limitar la cantidad de cabello que separaremos en ese triángulo de partida, pues cuanto más ancho sea, más marcado será el flequillo”. 

 

No obstante, si todavía no lo tenés muy claro podés darle con mirada al siguiente video.

YouTube

“Lo más fácil es girar el cabello ligeramente hacia arriba y no cortar en línea recta, sino abordar el cabello en diagonal: en vez de hacer un corte al ras, es mucho mejor entrar con las tijeras inclinadas, cortando con movimiento ascendentes, con un gesto como de picoteo”, apunta el experto. 

"Es mejor que cortarlo en recto, porque si primero se corta recto y luego se quiere hacer irregular es muchísimo más difícil”, agrega. 

Tampoco hace falta cortar todo ese cabello, sino sólo entresacar y eliminar las partes más largas. Así el resultado es mucho más natural y si hay errores, pasan más desapercibidos.

Recto es más complejo 

Según Eduardo Sánchez, “el flequillo más difícil de cortar es aquel que va entero y recto, en un solo bloque. Para no llevarse sorpresas, lo mejor es cortar lo menos que se pueda, hacer sólo el mínimo imprescindible”. 

“Es mejor usar un peine ancho, evitando el fino, para que no haya tensión en el pelo y quede todo a un mismo largo”, recomienda Eduardo Sánchez.

 

Por su lado, Rosi Fernández asegura que los pasos que tenemos que seguir para conseguir un flequillo recto en casa son:

Mojalo, peinalo bien y corta siempre un poco menos de lo que quieras, ya que cuando se seca se encoge y lo notarás más corto aún. Otra opción es secarlo primero y luego cortar en seco. Te colocás delante del espejo y lo cortas de derecha a izquierda.

Un error muy frecuente es volver a cortar y en esos casos es difícil no excederse. Es mejor conformarse con unos milímetros más del largo deseado y volver a cortar pasadas dos semanas.