Mundo Club House Viernes, 15 de mayo de 2020

Tres recetas saludables para picar entre horas

¡No arruines tu dieta! Aquí te contamos algunas ideas sencillas para alimentarte y mantenerte en forma.

Por Redacción CH

Uno de los mayores dificultades cuando estamos intentando cuidar nuestra alimentación, es evitar las tentaciones cuando nos da esos ataques de ansiedad y queremos probar un bocado.  Es en esos momentos cuando resulta más sencillo caer en picotear alimentos poco apropiados. Por suerte, podemos encontrar recetas saludables que preparar para picar entre horas

Snacks de garbanzos especiados

Si lo que buscás es algo que puedas preparar rápido y picotear en  cualquier sitio a cualquier hora, este snack es para vos. Se prepara de  forma muy sencilla y si lo guardás en un recipiente hermético pueden aguantar mucho tiempo.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Ajo en polvo 1 cucharadita
  • Comino molido 1 cucharadita
  • Cúrcuma molida 1 cucharadita
  • Pimentón dulce 1 y 1/2 cucharaditas
  • Pimienta negra molida 1/2 cucharadita
  • Sal 1 cucharadita
  • Azúcar moreno 1 cucharada
  • Zumo de limón 30 g
  • Garbanzos cocidos en conserva lavados y escurridos 400 g
  • Cómo hacer snacks de garbanzos especiados

Dificultad: Fácil

Tiempo total 50 m

Elaboración 10 m

Cocción 40 m

Empezamos precalentando el horno a 200ºC y forrando una bandeja de horno con papel parafinado. En un bol mezclamos todas las especias con la sal y el zumo de limón, batiendo un poco con un tenedor hasta que se integren.

Secamos los garbanzos con papel de cocina, los añadimos al bol y removemos con cuidado, para que no se deshagan. Vertemos la mezcla en la bandeja que hemos preparado y la extendemos bien. Horneamos durante 40 minutos a 200ºC, removiendo de vez en cuando para que se hagan los garbanzos. Retiramos, dejamos templar y servimos.

Palitos crujientes de zanahorias asadas

Estos palitos nos aportan un toque dulce, además del crujiente similar al de las papas fritas. Las podemos sazonar con las especias que más nos gusten y es una forma muy sana de quitarnos el hormigueo en el estómago entre horas.

Ingredientes

Para 2 personas

  • Zanahoria 400 g
  • Aceite de oliva virgen extra 30 ml
  • Mostaza 15 ml
  • Vinagre de manzana 5 ml
  • Comino molido
  • Pimentón dulce
  • Canela molida
  • Cayena
  • Ajo granulado
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Perejil fresco

Cómo hacerlos

Dificultad: Fácil

Tiempo total 40 m

Elaboración 10 m

Cocción 30 m

Precalentar el horno a 210ºC y preparar una bandeja o fuente grande con papel sulfurizado, o engrasándola con aceite.

Lavar bien las zanahorias y cortar el extremo superior. Si conservás las hojas te recomendamos  guardarlas para añadirlas a alguna salsa, caldo o ensalada.

Pelar ligeramente con un pelador de verduras y cortar en bastones de unos 5-6 cm de largo, como si fuéramos a hacer papas fritas.

Mezclar en un cuenco el aceite de oliva con la mostaza y el vinagre. Distribuir las zanahorias en la bandeja y añadir esta mezcla, las especias y un poco de sal. Remover bien para que se impregnen por todos lados.

Hornear durante unos 30 minutos, hasta que se hayan tostado bien, removiendo las zanahorias a mitad de la cocción. Agregar un poco más de especias al gusto y perejil fresco y un toque más de sal antes de servir.

Vasitos de yogur, fresas y semillas de chía con crujiente de avena

Podemos prepararlos y dejarlos listos para tomar en la heladera, ya que aguantan por lo menos un día entero. Añadí algunas frutas frescas como para coronar los vasitos y tendrás una merienda muy completa.

Ingredientes para unos 2 vasitos

250 g de yogur tipo griego natural

Un poco de miel o edulcorante al gusto (opcional)

75 g de copos de avena

1 cucharada de cacao en polvo puro sin azúcar

Canela al gusto

200 g de fresas

Zumo de 1/2 naranja

1/4 cucharadita de vainilla o 1/2 vaina abierta

2 cucharadas de semillas de chía

Arándanos frescos o frambuesas

Un poco de sal.

Cómo hacerlos

Lavar bien las fresas, retirar los rabitos y trocear en cubos pequeños. Colocar en un cazo con un poco de agua, añadir una pizca ligera de sal y calentar. Machacar poco a poco hasta que empiecen a deshacerse.

Añadir el zumo de naranja, la vainilla y mezclar bien. Tiene que coger una textura como de compota, agregar más agua o zumo si fuera necesario. Añadir las semillas de chía, mezclar y dejar enfriar.

En una sartén sin engrasar calentar los copos de avena con el cacao, la canela y una pizca de sal. Cocinar removiendo constantemente hasta que se tuesten y cojan aroma. Enfriar.

Cuando la mezcla de fresas se haya enfriado y espesado, montar los vasitos. Repartir en el fondo la mezcla de avena y cacao, cubrir con el yogur batido y edulcorado al gusto (opcional) y terminar con raciones generosas de las fresas. Decorar con arándanos o con otras frutas frescas.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.