Sociedad Martes, 19 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Trasladaron diez osos pardos del ex Zoo a un santuario en EEUU

Está especializado en este tipo de animales, que vivían en recintos de piedra y cemento, demasiado pequeños para la especie.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Los diez osos pardos del ex zoológico de Mendoza iniciaron un viaje que terminará en un santuario especializado de Estados Unidos, más precisamente en Colorado, donde podrán disfrutar de un hábitat apto para esta especie. Así, Mabel, Sorpresa, Julieta, Esperanza, Libertad, Rosa, Athila, Fausto, Buko y Yogui  cambiarán su calidad de vida considerablemente. 

José Gutiérrez / Los Andes

Según explicó la directora del Ecoparque, Mariana Caram, los diez animales viajaron por tierra hasta Buenos Aires donde permanecerán en un depósito climatizado hasta que aborden el avión, junto a un veterinario acreditado en Estados Unidos, que los llevará al país del Norte. Así se espera que el jueves arriben al Wild Animals Sactuary, que tiene 40 años de antigüedad trabajando con grandes carnívoros. 

 

Para toda esta operación hizo falta una inversión importante, tanto de la provincia como del santuario que los recibirá. Mendoza tuvo que gastar unos 14 millones de pesos para todo el operativo de traslado mientras que el espacio en Estados Unidos desembolsó 9 millones de dólares e incluyó la ampliación en 4 mil hectáreas. 

El gobernador Alfredo Cornejo, presente en el Ecoparque, dijo que éste ha sido un proceso complejo, largo y costoso y que es un hecho inédito el traslado de tantos ejemplares juntos. “Esto es parte del proceso integral iniciado en 2015”. 

 

Los 10 ejemplares nacieron en cautiverio y pasaron largos años en jaulas, con condiciones completamente ajenas a sus hábitats naturales, como los son el cemento y las rejas. Uno de los casos más tristes es el del oso Athila. Éste era  uno de los ejemplares más grandes que habitó en el ex zoológico de Mendoza quien por haber intentado escapar de su recinto, fue confinado a pasar casi 20 años en un pequeño sitio a modo de fosa oculto al público, originalmente destinado para períodos de reproducción de esta especie. Este espacio no cumple con las condiciones mínimas aceptables para él.

José Gutiérrez / Los Andes

Caram explicó que el grupo de osos, que tienen un peso promedio de 400 kilos, está compuesto por 4 machos y 6 hembras. Dos de ellos, machos, son los más viejos del grupo en tanto que también hay dos especímenes jóvenes. “La expectativa de vida es de más de 20 años. De los osos pardos que van a Estados Unidos es difícil decir qué edades tienen porque se perdieron los registros”, indicó Caram.

 

Las condiciones en las que los animales se encontraban en Mendoza estaban lejos de ser las ideales para esta especie. “Son animales que necesitan escarbar en árboles o en la tierra. En sus recintos no lo podían hacer. Además, son osos que necesitan climas fríos y en la piedra las temperaturas siempre eran muy altas”, explicó la directora del ex zoo. 

La funcionaria aseguró que en el santuario se ubicarán en recintos más grandes, naturales y con infraestructura acorde a sus requerimientos. “También recibirán tratamientos dentales y serán supervisados con mayor tecnología”, agregó Caram. 

 

Geraldine Vidal, de la ONG Enfoque Animal y nexo con el santuario estadounidense, señaló que el lugar está especialmente preparado para el hábitat de los animales que han vivido en cautiverio o hacinados. “Es un hábitat protegido. Es muy importante poder ayudar a que los animales exóticos puedan ir a un lugar así”, dijo. 

José Gutiérrez / Los Andes

El nuevo hogar

The Wild Animal Sanctuary es el santuario sin fines de lucro más antiguo y más grande del mundo dedicado exclusivamente a rescatar a grandes carnívoros exóticos y en peligro de extinción. El Santuario ubicado en Keenesburg, Colorado, actualmente está situado sobre 320 hectáreas que se encuentran a 50 Km al Norte de Denver y 80 Km al Este de Boulder. 

 

Es un gran espacio con una inmensa superficie disponible para albergar a los animales sin dejar de mantener grandes reservas de pastizales. En este santuario también opera un Refugio de 4.000 hectáreas al Sur de Colorado cerca de la ciudad de Springfield.

Está ubicado en pastizales rurales y ondulados al noreste del área metropolitana de Denver y alberga a más de 500 leones, tigres, osos, leopardos, leones de montaña, lobos y otros grandes carnívoros. Es el primer santuario de este tipo en crear hábitats específicos de especies de gran superficie para animales rescatados.

Desde enero de 1980, The Wild Animal Sanctuary, ha respondido a más de 1.000 solicitudes de ciudadanos privados y agencias gubernamentales para rescatar animales de Estados Unidos y de todo el mundo que fueron abusados, abandonados, mantenidos ilegalmente siendo  víctimas de situaciones terribles.

 
José Gutiérrez / Los Andes

Los ejemplares de oso

Mabel

Es la osa más vieja, nacida en cautiverio en el ex-zoológico de Mendoza. Actualmente vive sola, confinada en un recinto de pobre enriquecimiento ambiental.

Sorpresa

Es rosarina de nacimiento, proviene del ex-zoológico de Rosario. Llegó a Mendoza, junto a su mamá Mirtha (fallecida recientemente), en 2001. Tiene 22 años.

 

Julieta

Nacida en el ex-zoológico de Mendoza, hija de Sorpresa y Fausto. Tiene 11 años aproximadamente. Hasta 2016 vivió sola. En la actualidad convive con sus dos hermanas.

Esperanza, Libertad y Rosa

Nacidas en el ex-zoológico de Mendoza, también hijas de Sorpresa y Fausto. Hermanas de Julieta, tienen 9 años aproximadamente. Vivieron juntas hasta 2013, luego por las limitaciones de la infraestructura debieron ser separadas. Fue recién en 2016, cuando Esperanza y Libertad pudieron reconstruir su relación con su otra hermana Julieta, gracias a las adecuaciones de los recintos. Lamentablemente, Rosa aún vive en soledad.

 

Athila

Es rosarino adulto, proviene del ex-zoológico de Rosario. Llegó a Mendoza aproximadamente entre 1998 y 1999. Vivió en el recinto 29 con otros de su especie hasta que luego de un intento de escape fue confinado a un pequeño recinto en el año 2000. Athila es uno de los animales que más ha padecido el encierro; desde hace 19 años su recinto es análogo a una fosa, no tiene perspectiva de horizonte lo cual imposibilita percibir las estimulaciones del entorno. Los visitantes del ex-zoo, al recorrer el paseo, no podían percibir la presencia de Athila. Es uno de los tantos individuos e historias invisibilizadas.

José Gutiérrez / Los Andes

Fausto y Buko

Nacido en cautiverio en el ex-zoológico de Mendoza, convive con su hijo “Buko” en el mismo recinto, donde alternan salidas al área exterior día por medio, ya que también comparten recinto con Sorpresa. En la época de celo, ambos machos se tornan conflictivos, denotando una dominancia del más joven sobre el adulto.

 

Yogui

Nacido en cautiverio en el ex-zoológico de Mendoza, hijo de Fausto. Vive solo desde hace varios años. Las secuelas del encierro se hacen evidentes ante el comportamiento estereotipado que presenta.

Lo que viene en el Ecoparque 

Caram indicó que en los próximos días se realizarán 300 derivaciones de animales tales como ovejas, búfalos y cabras. Éstas serán trasladadas a San Luis y es la primera vez que se hace una gestión de este tipo afuera de la provincia. 

También se lanzó la licitación de la primera parte para la instalación eléctrica del Ecoparque por 7  millones y medio de pesos. En 2020, según explicó la directora, se realizará la segunda parte. Por último, anunció que esperan que se llame a licitación por el recinto de los monos papiones y la laguna de los flamencos. 

 

Cabe recordar que en diciembre de 2015 se anunció que el zoológico, creado en 1941, sería reconvertido en Ecoparque pero fue definitivamente cerrado en mayo de 2016, con la intoxicación de ciervos y llamas.

Con el traslado de los 10 osos pardos del ex zoológico provincial, quedan menos especies exóticas por ubicar en sitios adecuados. En el Ecoparque aún se encuentran tres elefantes asiáticos y uno africano, un hipopótamo, tres tucanes, doce monos carayá, dos urracas y un águila coronada.