Policiales Miércoles, 30 de enero de 2019 | Edición impresa

Israelíes asesinadas: tras resultados de las necropsias, se agrava la imputación de Pereg

Revelaron que Lily Pereg fue ultimada de tres disparos con una de las armas de su sobrino, por lo que será imputado por homicidio agravado.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Gilad Pereg (37) -también llamado Nicolás, nombre que adoptó al radicarse en Mendoza hace unos 10 años; o “Gil”, apócope de Gilad- permanece en el penal San Felipe, donde llegó trasladado de la cárcel de Boulogne Sur Mer luego de haber sido detenido el viernes por la tarde.

Además de ser encarcelado, Gilad fue imputado por homicidio agravado por el vínculo en concurso real con homicidio simple, luego de que el sábado -también en horas de la tarde- fueran hallados enterrados en el patio de su precaria y amplia vivienda de Guaymallén los cadáveres de su madre, Pyrhia Sarusi (63) y de su tía, Lily Pereg (54).

Las dos mujeres habían llegado a Mendoza desde Israel el 11 de enero por la noche, con la intención de visitar a Gilad.  

 

Más allá del hallazgo y de que ya estaba confirmado que se trataba de las dos mujeres israelíes -las manchas de sangre halladas en el lugar y en la remera de Gilad Pereg coincidían con el material genético de un cepillo de dientes que estaba en el departamento que habían arrendado las mujeres en el centro mendocino-, hasta ayer no estaban diferenciados los cuerpos.

No obstante, según comunicaron desde el Ministerio Público Fiscal, por medio de un cotejo dactilar se pudo determinar que el cuerpo que recibió los tres disparos de arma de fuego -esa fue la causa de la muerte- corresponde a Lily Pereg, tía de Gilad. Mientras que el cadáver que presenta lesiones de golpes o violencia pertenece a Pyrhia Sarusi, madre del imputado por el doble homicidio.

A ello se suma la confirmación -también por medio de un cotejo- de que los proyectiles que impactaron en Lily pertenecían a una de las armas de su sobrino. De los tres impactos en su cuerpo identificados durante la necropsia, dos tuvieron orificio de salida mientras que el tercero quedó alojado en el cuerpo. Este plomo fue el que se examinó y  se corresponde con un revólver calibre 38.

 

Precisamente, durante uno de los primeros allanamientos en su vivienda, se encontraron tres armas de fuego: una pistola 9 milímetros y dos armas calibre 38 ( con una de ellas se efectuaron los disparos). Así las cosas, esta situación trae consigo un cambio obligado en la calificación de la imputación contra Gilad Pereg.

Es que, al confirmarse que Lily recibió tres disparos  que provinieron de una de las armas del hombre, la calificación del homicidio simple pasa a ser “homicidio agravado por el uso del arma de fuego”. Mientras que en el caso de Pyrhia, se mantiene el agravante por el vínculo (era la madre del homicida).

 

El cambio de calificación se oficializará durante los próximos días y también se citará a Pereg para que sea notificado de este cambio. Otro detalle que ya fue confirmado por el procurador de la Corte, Alejandro Gullé es que el debate se hará en la modalidad de juicio por jurados, al tratarse de homicidio calificado. 

Vence el plazo para la defensa

Precisamente hoy se cumple el plazo fijado para que la defensa de Pereg -a cargo de una abogada oficial- ofrezca peritos de parte. Una vez que esto ocurra, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos ya estará en condiciones de ordenar la realización de peritajes psiquiátricos al imputado. Tras amenazar con quitarse la vida cuando la fiscal ordenó su detención, Pereg inició una huelga de hambre en la penitenciaría.

 

Y hasta el momento no ha ampliado su declaración. La única testimonial que se tiene de él fue declarada nula, teniendo en cuenta que la hizo previo al hallazgo de los cuerpos y de que se convirtiera en imputado. Al momento de declarar, Pereg era testigo y denunciante de la desaparición de las mujeres ya que fue él quien hizo la primera denuncia por averiguación de paradero la mañana del lunes 14.