Sociedad Lunes, 6 de mayo de 2019 | Edición impresa

Trabajo social y prevención de abusos, en el documento de los obispos al Papa

El arzobispo de Mendoza, Marcelo Colombo, habló de los puntos principales del documento que entregarán a Francisco.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Más de cien obispos argentinos -integrantes de todas las diócesis de la región- serán en total los que se hayan reunido con el Papa Francisco en el Vaticano cuando el calendario marque el 18 de mayo. Todos lo habrán hecho como participantes de las visitas “ad limina apostolarum” (a los umbrales de las basílicas de los apóstoles), una vieja tradición que convoca y reúne al Sumo Pontífice con todos los obispos de un país cada 5 años.

Esta vez fue el turno de los religiosos nacionales, aunque transcurrieron 10 años desde la última visita en 2009 y que contó con una particularidad: una de las comitivas argentinas era liderada en aquel entonces por Jorge Bergoglio (hoy Papa) y fueron recibidos por Benedicto XVI.

Divididos en 3 tandas, los obispos comenzaron con las visitas el domingo 28 de abril y la última se desarrollará entre el 12 y el 18 de mayo. Precisamente de esta participará el arzobispo de Mendoza, Marcelo Colombo; quien en calidad de segundo vicepresidente de la Confederación Episcopal de Argentina liderará la comitiva de entre 35 y 40 religiosos del Noroeste Argentino, Cuyo, Centro y la Patagonia que culminará con la agenda.

 

Los representantes de cada diócesis -los que ya se entrevistaron y las que tienen todo listo para hacerlo- han preparado documentos propios para hacerle llegar al Papa, con la intención además de conversar e intercambiar opiniones e ideas sobre esos temas. Entre ellos predomina la preocupación por la situación social y de crisis en el país.  

“El trabajo que vamos a presentar responde un cuestionario de áreas específicas. Como yo recién había asumido cuando se preparó el documento, lo ha elaborado (el ex obispo auxiliar de Mendoza, Dante) Braida; e incluye la mirada de 2 episcopados: el de Arancibia y el de Franzini”, destacó Colombo a Los Andes desde Roma. Si bien aún falta para el encuentro del grupo que integra -el tercero-, el arzobispo de Mendoza se encuentra en aquel país para presentar las homilías en italiano de la beatificación de monseñor Enrique Angelelli (uno de los cuatro mártires riojanos recientemente beatificados).

Según indicó Colombo, el documento incluye una mirada conjunta de los distintos rubros. “Entre lo que ya se ha hecho, se destaca lo referido a la formación cuidada del clero y cómo se ha ido fortaleciendo; además del trabajo de la pastoral social y juvenil. También hay miradas sobre el trabajo de Cáritas y los 5 ó 6 grupos que integran la pastoral de la calle, y que son grupos que cubren la noche y se encargan de que no le falte un plato de comida a la gente en situación de calle. También hay un apartado sobre el trabajo que se hace en el rescate de las mujeres de la trata de personas”, resumió el arzobispo, quien además destacó el trabajo que hace el grupo Viñedos de Raquel. “Desde hace casi 3 años hacen un acompañamiento a familias y mujeres que atraviesa estrés post aborto”, destacó.

 

“Entre los desafíos y objetivos a futuro, se ha incluido la prioridad de evitar y denunciar abusos sexuales. Además, revisar a los agentes y el acompañamiento de catequistas”, continuó Colombo. También se mostró preocupado por la cantidad de presos que tiene Mendoza actualmente, y agregó que desde Cáritas la prioridad será acompañar a las familias de estas personas. “En Mendoza hay 6.000 presos, son muchos en comparación con los 1.000 que hay en San Rafael o los 700 u 800 que tiene San Luis”, se explayó.

Colombo contó que las visitas duran 6 días e incluyen una misa en cada una de las grandes basílicas. “Luego hay dos horas de entrevista con el Papa, donde se charla en igualdad y de todo. Antes, quien lideraba cada comisión leía el documento y luego se oía la respuesta del Papa. Pero ahora se entrega el documento y comenzamos a charlar de todo, ‘a calzón quitado’”.  

El arzobispo de Mendoza indicó que si bien la visita de Argentina debería haberse celebrado hace 5 años, se salteó en aquel momento porque Bergoglio acababa de asumir como Papa.  “Es un modo de traer al Santo Padre la realidad de la Iglesia argentina; y de dejarnos llevar por su mirada omnipresente”, sintetizó Colombo. 

 

Reclaman “verdadera tolerancia cero” 

Desde el jueves y hasta hoy -y en coincidencia con la primera visita de obispos argentinos al Papa en el Vaticano-; los grupos globales ECA (Fin de Abuso Clerical, en inglés) y Bishop Accountability (Rendición de cuentas para los obispos) encabezan protestas a fin de pedir que el Papa visite Argentina y promulgue la “verdadera tolerancia cero” ante los casos de abusos sexuales que comprometen al clero.

 

Argentina, fuera de la agenda de visitas

El arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández dejó por escrito algunas conclusiones de las actividades. Destacó que el domingo pasado hicieron una misa en la Iglesia Argentina por la beatificación de los mártires riojanos y aportó detalles del encuentro “con espontaneidad y sin protocolos” que mantuvieron con Francisco. “Con respecto a su visita a Argentina, (Francisco) expresó que es su deseo visitarnos, y que se intentó a finales de 2017; aunque por diversas circunstancias no se pudo concretar. Pero pidió comprensión, porque él ya hizo su aporte en Argentina mientras ahora, con la ayuda de sus colaboradores, analiza la necesidad de estar presente en lugares del mundo que son estratégicos o donde se necesita especialmente su presencia”.