Espectáculos Sábado, 26 de mayo de 2018

Todos hablan de Tini Stoessel y su "disfraz vintage"

La cantante hizo una producción especial para marcar su onda súper glam. Pura imagen.

Por Redacción LA

En un mundo en el que lo único que importa es la imagen, los artistas que más facturan se preocupan más por eso que por la disciplina a la que se dedican. Un buen ejemplo es Tini Stoessel, que armó una producción que le queda bastante grande.

La cantante, tomada de las ansias de impregnarse con el glamour de otros tiempos y "de paso, cañazo" imbuírse de una estética que la posicione en un lugar "interesante" se "disfrazó" de Audrey Hepburn y salió a posar por las calles.

El resultado puede ser lindo, cuidado, bien hecho. Pero hay algo que no puede copiarse: el contundente talento de Hepburn.

Y, como en los peores sueños de la frivolidad en que navegamos, ese peso específico de la actriz belga -única y singular- se vuelve nada en el cuero de Tini: una estampita, una linda foto, un cliché del cual colgarse para decir cualquier cosa y conseguir el despegue mediático.

Por supuesto que sucedió. "Siento que vuelvo a cuando era chica", dijo Stoessel a la periodista Cristina Pérez cuando contó sobre esta producción.

Ojo, la frase de Tini no viene a cuento de que ella vio las inolvidables películas de Hepburn durante esa etapa de la vida. No. Lo dijo contando que le gustaba disfrazarse cuando era chica con la ropa del placard de su mamá. 

Obvio, no podía dejar de hacer referencia a Hepburn porque el calco es descarado -solo en las formas, claro-: emula una escena inolvidable de la genial película "Desayuno en Tiffany's", dirigida por Blake Edwards. Entonces Stoessel anunció que "siempre admiró" a esta diva de Hollywood.

Y no mucho más. Porque hacer la referencia solo vale para lo que busca la cantante y sus productores: ruido mediático, humo, imagen destinadas a vender la música súper-mainstream que llegará detrás. ¿Las búsquedas artísticas?: que esperen sentadas.