Sociedad Jueves, 16 de mayo de 2019

Todo lo que tenés que saber para ser una familia temporaria de niños en Mendoza

Avome alentó a las personas a que se acerquen a la institución y conozcan el programa.

Por Redacción LA

Distintos organismos administrativos y hogares de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) albergan niños que requieren ser ubicados en familias temporarias. De allí el lanzamiento de una convocatoria para sumar familias que quieran cuidar a los chicos, con una demanda creciente.

Fabiana Erbeta, del programa Familias Temporarias, explicó en Canal 9 Televida: “Las familias temporarias son un factor fundamental en la vida del niño que le permite reafirmar su identidad, creatividad, su desarrollo y que son un puente para que logren tener su familia definitiva. La demanda viene de los distintos órganos administrativos y los hogares de la Dinaf, como ser Casa Cuna, los hogares de chicos más grandes”.

 

Por otra parte, destacó: “De forma temporal es ayudar al niño a que pueda tener su familia definitiva, ya sea una adopción o que vuelvan con su familia biológica, para eso tenemos el registro de adopción en la provincia en donde las familias deben inscribirse, esto es temporal”.

Asimismo remarcó que las personas que alojen a un niño en calidad de familia temporal renuncian a la posibilidad de ser adoptante: “Cuando se hace la convocatoria con las familias se les explica que es temporal, que no tiene que haber ninguna intencionalidad de adopción”.

Por su parte, la psicóloga Carla Cintas precisó cuál es la demanda de niños que se encuentra bajo este régimen de familias temporarias: “La demanda siempre es grande, siempre se necesitan familias temporarias porque hay muchos niños también que necesitan este cuidado integral. Son alrededor de 20 niños los que están hoy en más o menos 21 familias temporarias, así que la demanda siempre es necesaria.

Y explicó: “El niño no sufre cuando el adulto tiene claro cuál es el rol que tiene que establecer como familia temporaria, al chico no se le miente, siempre desde un principio el chico sabe que se tiene que ir y que en realidad esto es un puente para buscar a su familia definitiva”.

 

Respecto al plazo máximo en el que puede estar un niño con una familia temporaria, la psicóloga señaló: “En realidad es variable porque podemos recibir una renuncia que son 45 días, puede llegar a 60, un abandono de 30 o una medida excepcional que se trabaja a 180 días con la familia y se solicita y ahí se define la situación de si se pide un estado de adoptabilidad o no, hemos podido llegar a tener un año y medio.

En cuanto a las características que debe poseer una familia, indicó: “El requisito fundamental es que tenga conocimiento en el cuidado y en la crianza del niño o niña, no necesariamente que sean padres”.

 

Ante la pregunta de si reciben ayuda económica por parte del Estado para costear los gastos de mantención del menor mientras esta con la familia, respondió: “Se recibe una modalidad por parte de la Dinaf, hay familias que si lo solicitan y otras no. Y desde Asociación Voluntarios de Mendoza (Avome), cuando el niño se va, se le entrega todos los insumos como el coche, la cuna”.

Por último, dio un mensaje a las familias: “Que se animen a participar, que se acerquen a Avome y que puedan conocer realmente el programa, que no tengan temor de su familia porque por lo general el temor es con los hijos propios. Y los chicos son los que entienden el funcionamiento del programa. Ellos son los que tienen que estar de acuerdo porque prestan a su mamá y a su papá, su casa y sus juguetes”.