Mundo Club House Sábado, 23 de marzo de 2019

Tips para mantener tu piscina en el otoño

Te damos consejos claves para que tu piscina esté en perfectas condiciones durante los meses más fríos; y así ahorrar en agua y productos.

Por Redacción CH

Aunque todavía podemos disfrutar de algo de calor, el otoño ya ha entrado en nuestras vidas y no es sorprendente que las temperaturas comiencen a descender. Es durante esta época del año cuando tenemos que asegurar el buen mantenimiento de nuestra piscina.

Así, cuando vuelva el verano podremos disfrutarla al máximo y aprovechar todos sus beneficios. Para ello, debemos cuidar tanto de la piscina como de la cubierta (si es que poseemos una).

Antes era más complicado mantener las piscinas durante las estaciones más frías ya que había que vaciarla y limpiarla o depurar el agua constantemente. Hoy en día es habitual un tipo de mantenimiento conocido como hibernación. Este método es más barato y respetuoso con el medio ambiente y permite mantener el agua sin contaminar de una temporada a otra:

  1. Comprobá que los sistemas de filtrado estén en perfecto estado para su uso, ya que si no podremos tener problemas.
  2. Realizá un tratamiento con cloro, aunque la cantidad que se debe verter será inferior a la que se suele emplear en verano. El uso del cloro en las piscinas tendrá que ser de 8 horas de media a la semana.
  3. En todas las piscinas se debe realizar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas para evitar la descomposición. Por norma general, dicho tratamiento se realiza dos veces a lo largo de todo el invierno. La primera se realiza nada más terminar la temporada de uso de la piscina y la segunda se suele realizar en el mes de agosto.
  4. Además, hay que controlar el nivel del pH del agua, que tendrá que estar siempre con unos valores entre el 7,2 y el 7,6. Así evitaremos algas y aseguramos que nuestra piel no sufra irritaciones.

Si nuestra piscina cuenta con una lona o cubierta, el mantenimiento de ésta será mucho más sencillo, aunque también es necesaria una limpieza regular y rutinaria.

Mantenimiento de las piscinas con cubierta

Como acabamos de mencionar, el mantenimiento de las piscinas que tengan cubierta es más simple.

En primer lugar, es imprescindible elegir productos adecuados que no alteren las cualidades de tanto técnicas como estéticas de la cubierta. Si no tenemos claro cuáles son los que tenemos que usar, es importante consultar al fabricante porque la cubierta podría sufrir cualquier deterioro si no empleamos los adecuados.

Por otro lado, se debe aclarar la cubierta antes de empezar a realizar las acciones rutinarias de mantenimiento porque, seguramente, en la superficie habrá polvo acumulado si no has movido la cubierta en un periodo largo de tiempo.

En los productos de mantenimiento de una cubierta es más importante la calidad que la cantidad. Dosifícalos adecuadamente.

Para que el producto no se acumule en la cubierta, hay que aclararla a medida que vamos limpiando para que el producto no se acumule en la cubierta y secarla al finalizar la limpieza para que no quede ninguna marca.

Es recomendable realizar un tratamiento preventivo anti-moho para evitar que aparezcan. Así alargaremos también la vida de la cubierta.

Recordá también que los mejores días para limpiar la piscina no son los más calurosos.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.