Turismo Domingo, 21 de abril de 2019 | Edición impresa

Tips para dormir en un aeropuerto

El vuelo se demoró o canceló o, simplemente, no querés pagar una noche de hotel, consejos para pasarla lo mejor posible.

Por Redacción LA

Estaremos de acuerdo en que, seguramente, no es la mejor manera de pasar la noche. Sin embargo, a veces las circunstancias obligan a dormir en el aeropuerto. Los motivos pueden ser infinitos: desde horarios de salida de vuelos imposibles a escalas excesivamente largas, pasando por retrasos imprevistos o estrategias para ahorrar en alojamiento.

Aunque podría parecer un consejo banal, según Sleeping in Airports, si vas a dormir en un aeropuerto, lo más importante es tener una justificación de tu presencia ante las preguntas que te pueda formular el personal de seguridad. En otras palabras, te recomiendan que prepares los argumentos de por qué vas a pasar la noche en estas instalaciones y sobre todo, que tengas a mano el billete que demuestre que volarás al día siguiente, lo que te evitará algún que otro problema.

 

Ir preparado

Si sabés con antelación que deberás pasar muchas horas en el aeropuerto añade a tu equipaje algunos kits de supervivencia. No olvides los dispositivos electrónicos -y auriculares- para hacer más llevadera la espera, un saco de dormir, un diario de viaje, algo para comer, agua, libros...

 

Tomar precauciones

Elegí cuidadosamente el lugar en el que vas a dormir. Asegurate de que el sitio está vigilado correctamente y comprobá que disponga de cámaras de seguridad. Si viajás solo, es especialmente importante que optes por hacerlo cerca de otros viajeros.
Preferible: llegadas

Descubrirás que las salas de espera de llegadas suelen ser más cómodas que las de salidas, posiblemente siguiendo la lógica de que las esperas de viajeros por parte de familiares pueden ser largas, y el aeropuerto lo tiene en cuenta instalando butacas más confortables. El único inconveniente: el alboroto provocado por algunos dando la bienvenida de viajeros.

 

Alquilar un vehículo

Si no encuentras un lugar adecuado o no podés (o no querés) pagar un hotel, pero no tenés más remedio que pasar la noche a la espera de volar, tenés una opción que puede parecerte a priori alocada, pero que podría solucionarte el problema: acercarte hasta un mostrador de alquiler de vehículos y alquilar uno... siempre y cuando el estacionamiento no implique un gasto adicional.

 

No hacer ruido

Sé considerado con el resto de viajeros que intentan dormir en la misma sala que vos y evitá hacer ruidos innecesarios. Que no puedas o no quieras dormir, no significa que el resto de los mortales no pueda hacerlo.