Sociedad Miércoles, 19 de junio de 2019

Tiny Houses: así son las viviendas minúsculas que son furor en EEUU

Se trata de inmuebles de precios módicos, diseño minimalista y con menor impacto en el medioambiente que una casa tradicional.

Por AFP

Cada vez hay más estadounidenses que eligen vivir en "tiny houses", casitas de menos de 40 m2. Se caracterizan por su precio módico, diseño minimalismo y menor impacto en el medioambiente.

 

El movimiento, que incluye a las casas sobre ruedas y a las construidas en un terreno, se originó hace varias décadas, pero la crisis financiera de 2008 y la llegada de los "millennials" a la vida activa le dieron un nuevo impulso.

AFP

El primer punto fuerte, el precio. Por unos 50.000 dólares se puede acceder a una casa nueva de un poco menos de 20 m2 con un interior personalizado.

"Enfrentamos una crisis de vivienda y un parque inmobiliario envejecido", observa Brandy Jones, que se mudó con su marido y sus dos hijos a una de estas casitas en Reading, unos 100 km al oeste de Filadelfia.

Para una casa nueva normal, dice, hay que contar "al menos" con 300.000 dólares. La opción de una "tiny house hace una diferencia enorme. Torna el costo de vida abordable", aseguró.

 

Pero el factor económico no alcanza para explicar el fenómeno en un país donde la superficie promedio de las casas nuevas para una familia es de 228 m2, según la Oficina del Censo.

Aunque de superficie reducida, estas casas son más funcionales que un apartamento tradicional. | AFP

Estos últimos 40 años, "la sociedad estadounidense siguió la moda del gigantismo, de construir casas enormes", explica Marcus Stoltzfus, director comercial y de mercadeo de Liberation Tiny Homes, una empresa situada en Leola, no lejos de Reading.

Pero hoy, dice, "en algunos lugares la gente toma conciencia de que vivir con menos es muy ventajoso para su estilo de vida".

 

"Amamos este acercamiento minimalista", explica Scott Berrier, que se mudó hace cuatro meses a una casa de 34 m2 con su pareja, Melissa Meshey, y que aprecia "no tener tantas cosas" como antes.

YouTube | AFP

Aunque de superficie reducida, estas casas son más funcionales que un apartamento tradicional. "La principal diferencia que noto es (...) que no hay ningún espacio perdido", subraya Scott.

"Intentamos simplificar nuestra vida y nos desprendemos de todas nuestras mierdas", confía Roland Figueredo, que este verano boreal dejará su apartamento en Nueva York para mudarse a una nueva "tiny house" en Oregon.