Sociedad Sábado, 23 de mayo de 2020 | Edición impresa

Tincho Ferrer, el emprendedor que busca un aparato para alimentarse; y ayudar a los demás

Tiene 22 años y sufre parálisis cerebral. Con dos amigos y una impresora 3D produce máscaras de plástico reciclado para reunir el dinero.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Entre tantos sueños y objetivos, “Tincho” Ferrer (22) anhela poder comprar una máquina especial que le permitiría alimentarse sin complicaciones, aquellas a las que por el momento no le ha quedado otra que acostumbrarse. A esta meta se le suman el poder recibirse de ingeniero en Recursos Naturales y Renovables (carrera en la que está en segundo año de la Universidad Nacional de Cuyo), poder ampliar alguna vez su habitación y -quizás más adelante- hasta poder comprar su propio vehículo, adaptado a sus necesidades y capacidades.

Sin embargo, la prioridad es la máquina que le permitiría alimentarse sin dificultades. Y con el objetivo de juntar fondos para ella es que ha encarado el más reciente de sus proyectos, que además tendrá un agregado solidario para personas en situación de vulnerabilidad. Porque buscan juntar en simultáneo ropa y alimentos para las familias más necesitadas.

 

Junto a sus amigos Matías Bertona (36) y Marcos Solanilla (36); Martín Ferrer (o “Tincho”) fabrica máscaras protectoras de plástico reciclado con una impresora 3D. Lo hace con el objetivo de que la gente tenga su propio elemento de resguardo en épocas de coronavirus.

Las máscaras protectoras tiene el mismo valor que la donación de referencia (450 pesos) | Mariana Villa / Los Andes

“A Matías lo conozco desde hace muchos años y veníamos hablando de hacer diferentes proyectos. Justo surgió este para la pandemia”, cuenta con su hablar pausado y con humildad Martín, quien además es fanático del fútbol en general y de River, en particular. “Estoy súper entusiasmado”, agrega, siempre con alegría.

 

El joven tiene una parálisis cerebral -el diagnóstico exacto es Encefalopatía Crónica No Evolutiva (ECNE)- desde que nació, y de aquí surge la necesidad del equipamiento especial que se ha propuesto adquirir a través de esta iniciativa. “Por medio de un programa de la organización One Positive Change (Estados Unidos) nos dieron la impresora 3D y la tiene Martín para imprimir las máscaras. La gente puede ingresar a la página y hacer su donación (el valor de referencia es de 450 pesos, pero queda a criterio de cada uno) y recibirá su protección a cambio”, destacó a su turno Matías, amigo y compañero de Tincho en el proyecto.

Colecta solidaria

Además de la plataforma virtual, Martín tiene pensado ir más allá e instalar incluso un puesto físico para recibir las donaciones y entregar las máscaras en persona a cambio. “Estamos terminando de armar la logística para tener un espacio en un gimnasio de Chacras”, resumen los tres amigos y socios en el proyecto. “Voy a estar ahí al menos dos días a la semana”, acota Martín, sin ocultar su entusiasmo.

Además de estar abocado a la entrega de máscaras, Tincho aprovechará la presencia en el gimnasio para recibir alimentos no perecederos y ropa de abrigo que los mendocinos quieran donar. Es que los tres amigos tienen en mente otro proyecto solidario para más adelante; y que consiste en entregar este material a quienes más lo necesitan.

 

Un cambio positivo

Matías y Marcos se conocen desde la escuela primaria (estudiaron en Don Bosco) y ahora el proyecto con Martín los reunió. Bertona es enólogo y trabajó en Estados Unidos dentro de un importante grupo vitivinícola; mientras que Solanilla estudia Arquitectura.

Obtuvieron la impresora por medio de un programa de la organización One Positive Change. | Mariana Villa / Los Andes

Fue justamente el primero de ellos quien ofició de nexo con One Positive Change. “Es una organización que trabaja en la generación de políticas para concientizar y también de programas de asistencia para familias con necesidades básicas insatisfechas”, cuenta Matías.

Y agrega: “Yo me interioricé en el tema mientras estuve en Estados Unidos y, como mi familia y la de Tincho se conocen hace un montón, se nos ocurrió trabajar en el proyecto de las máscaras en medio del contexto de Covid-19”.

 

“Es la primera vez que participo de un proyecto así y me pone muy contento. Más porque yo voy a hacer la impresión y fabricación de las máscaras. Ni bien nos juntamos y se nos ocurrió la idea, le dimos para adelante”, acota Martín.

Fanático de River y de la astronomía

Si bien ahora todas las expectativas de Tincho están depositadas en las máscaras protectoras que va a fabricar y en lo que pueda recaudar para comprar el equipo tan esperado, no deja de lado sus otras pasiones.

 

“Me gusta mucho el fútbol y soy fanático de River. También me gusta muchísimo la música y escucho de todo un poco. Como mi papá es DJ, disfruto un montón”, resume el joven en un recreo de la charla sobre el emprendimiento que ha encarado.

Junto a sus amigos fabrica máscaras protectoras de plástico reciclado con una impresora 3D. | Mariana Villa / Los Andes

Los deportes e ir a la montaña son otras de las actividades que lo apasionan, casi tanto como la Astronomía. “Estoy en el grupo El Firmamento, con Walter García, y hemos hecho muchas observaciones astronómicas en cielo. He podido ir varias veces a la terraza de la Municipalidad de Ciudad para participar de las actividades”, resume.

 

Para colaborar y obtener la mascarilla

El costo de producción de las máscaras protectoras tiene el mismo valor que la donación de referencia (450 pesos). No obstante, es algo que queda a criterio de quien desee sumarse.

 

Para donar y obtener una máscara de plástico a cambio hay que ingresar a la web onepositivechange.org y buscar el proyecto de Martín Ferrer ( https://www.onepositivechange.org/copy-of-martin )