Muy Tecno Domingo, 15 de diciembre de 2019 | Edición impresa

TikTok: la app que pone a bailar a todos

Parece karaoke en épocas de selfies, pero es la redefinición de una generación obsesionada por el consumo fugaz y la exposición constante.

Por Nicolás Nicolli - nnicolli@losandes.com.ar

Cuando parecía que el imperio del video estaba cooptado por YouTube e Instagram, llegó TikTok para demostrar que estábamos equivocados. En pocos meses, la plataforma pasó de ser un bizarro nicho de números musicales a convertirse en un fenómeno global que reúne todas las características de la generación centennial, es decir, los nacidos después de 1995 que definen el consumo en no más de 15 segundos y alcanzan la fama sin demasiada inversión.

Lanzada por la empresa china Bytedance, la plataforma TikTok permite a los usuarios publicar videos cortos de sí mismos, de unos 15 segundos promedio, mientras hacen playback de canciones o doblan audios divertidos. En noviembre, la aplicación alcanzó 1.500 millones de descargas en todo el mundo, superando a la aplicación Instagram, la más popular.

 

Claro que, para que el vicio sea tal, TikTok cuenta con un sofisticado sistema de inteligencia artificial que permite a la aplicación detectar los gustos de sus usuarios y dirigirlos hacia videos que los mantienen “enganchados” durante horas y horas. En otras palabras, siempre habrá contenido nuevo para ver al hacer scroll.

“Los videos de TikTok funcionan porque son crudos, lo que los hace más accesibles para los jóvenes, a quienes les encanta recibir comentarios y, a veces, hasta ganar dinero”, explicó Meenakshi Tiwari, analista de la firma estadounidense Forrester Research, a la AFP.

 

Acorde a las demandas de los tiempos que corren, los usuarios de TikTok gastan dinero real dentro de la aplicación para comprar monedas, que se pueden intercambiar por regalos que los usuarios pueden otorgar a sus creadores favoritos. Obviamente, los “premios” otorgan popularidad en la red social, que se traduce luego a ganancias mientras más videos generen interés.

La plataforma fue lanzada para Occidente en setiembre de 2017 por el grupo chino Bytedance como una versión internacional de su aplicación Douyin que apareció en China en 2016. Pero la receta de TikTok no es estrictamente novedosa en su concepto. Incluso hasta recuerda al desaparecido Vine. 

 

La de la app furor en la actualidad es una fórmula parecida a Musical.ly, la que justamente fue adquirida por TikTok en 2017 por más de 1.000 millones de dólares, en una fusión que le permitió su despegue internacional. Semejante apuesta convirtió a Zhang Yiming, fundador de Bytedance en 2012, en un multimillonario y una figura central de una nueva generación de emprendedores del mundo tecnológico.

Este treintañero entró en 2019 en el top 20 de los hombres más ricos de China con una fortuna de 13.500 millones de dólares, según Hurun China Rich List, superando a Robin Li, dueño de Baidu (más conocido como el “Google chino”).

 

Bytedance no escapa al riguroso control de internet por parte de las autoridades chinas. Ante la difusión de contenidos pornográficos y vulgares, la empresa reclutó en enero de 2018 a 2.000 “censores”. Luego de un nuevo llamado de atención oficial y una desaparición temporaria de las tiendas de descarga, la aplicación prometió aumentar sus equipos de censuras a 10.000 empleados. Y en Estados Unidos, TikTok fue condenada a pagar una multa de 5,7 millones de dólares por haber recolectado de manera ilegal datos personales de menores.

Lo cierto es que hay distintas maneras de configurar la privacidad, ya sea decidir con quién compartir los videos y/o autorización previa para la interacción. No obstante, nada es suficiente ante la necesidad de aumentar likes y comentarios y no perderse los adictivos challenges. Eso sí, cuidado con pasar vergüenza ajena. Sino buscá en Twitter “Mariano Martínez” y los centennials te lo explicarán.