Policiales Domingo, 26 de mayo de 2019

Tiene 14 años, lo golpearon para robarle la bicicleta en Tunuyán y está en coma inducido

Según explicaron los familiares de la víctima, un grupo de cinco personas lo golpeó con una piedra en la cabeza para robarle la bicicleta.

Por Redacción LA

Un adolescente de 14 años quedó gravemente herido luego de un violento asalto en Tunuyán. Según explicaron los familiares de José Antonio Mamaní, el joven fue atacado por cinco delincuentes para robarle la bicicleta.

Todo empezó el viernes por la tarde cuando José Antonio circulaba por calle Calderón a bordo de su bicicleta. El grupo de delincuentes que se encontraba en el lugar lo siguió y lo golpeó con una piedra en la cabeza para sacarle el vehículo, informó el portal de noticias Infouco. 

El chico quedó gravemente herido pero consiguió comunicarse con su madre para pedirle auxilio. "Mamita vení a ayudarme por favor me han robado y me han golpeado", dijo el joven según el relato de su madre Raquel Pucho.

Momentos después, Mamaní fue trasladado al hospital de Tunuyán donde le brindaron asistencia.

“Soy consciente de que debían hacerle una tomografía en el momento y las autoridades del hospital de Tunuyán se demoraron demasiado. Yo les pedí que le realizaran más estudios”, explicó la madre del chico, quien es enfermera en el centro de salud de Vista Flores-Tunuyán.

Posteriormente, el joven fue derivado al hospital Fleming donde se encuentra internado en terapia intensiva. Su estado es crítico y el parte médico señala que se encuentra en estado de "coma inducido".

Misionero de vocación

José Antonio Mamani es estudiante secundario del colegio Pio X de Tunuyán. Es misionero de vocación, ama el deporte y jugar al rugby. También baila en un grupo llamado Danzas Andinas en el departamento de Tupungato.

Su madre es enfermera en el centro de salud de Vista Flores y su padre es productor en la zona del distrito La Primavera de Tunuyán.

“Mi hijo lo único que quiere y busca, es hacer que la sociedad sea mejor, tan solo eso. No tiene enemigos, todo lo contrario”, dijo la madre de José Antonio quien interrumpió el dialogo para saludar a una vecina que se acercó a darle apoyo.

“Mi hijo es misionero por vocación, su movilidad fue y será la bicicleta. Él siempre fue muy precavido y cuidadoso, sabía que ese lugar era conflictivo. Pero a esa hora de la tarde, quien puede pensar en tanta inseguridad”, expresó la mujer en el primer piso del hospital Fleming.

Tanto sus compañeros como las autoridades del colegio, se han acercado para brindar apoyo. Su familia agradece las demostraciones de afecto y pide que quien tenga información sobre el hecho se comunique con el 911.