Mundo Sociedad Jueves, 11 de abril de 2019

Tenía el ojo hinchado y le descubrieron cuatro abejas alimentándose de sus lágrimas

Tras cortar el césped, una joven de Taiwán sufrió un dolor punzante que se debía a un diagnóstico impensado.

Por Redacción LA

Una joven taiwanesa afrontó un inesperado diagnóstico luego de descubrir que la hinchazón en su ojo se debía a la presencia de cuatro abejas alimentándose de sus lágrimas.

La paciente, de 29 años, estaba cortando el césped en la tumba de un familiar. En ese momento, sintió que algo se le incrustó en el párpado inferior de su globo ocular izquierdo. Lo primero que pensó es que se trataba de arena o tierra, por lo que se limpió apenas con agua.

 

La molestia mutó a dolor punzante y acudió de inmediato al hospital de la Universidad de Fooyin. Los médicos le comunicaron su condición: tenía cuatro abejas sudoríparas en el conducto lagrimal. 

"Vi algo que parecía patas de insecto, así que, bajo un microscopio, las saqué lentamente y una a la vez sin dañar sus cuerpos", contó el oftalmólogo Hung Chi-ting. 

 

Las abejas sudoríparas o 'halictidae' son insectos pequeños, de entre dos y diez milímetros, que se encuentran en varias partes del mundo y no son agresivos, pero son atraídos por fluidos humanos como el sudor, de donde obtienen humedad y sales, informó The Guardian.

 

Tanto la vista de la joven afectada como las abejas se salvaron por el hecho de que no se había frotado los ojos.