Arquitectura Domingo, 7 de abril de 2019

Tendencias de Arquitectura en el Serpentine Gallery

El primer pabellón fue diseñado por Zaha Hadid en el año 2000.

Por Arq. Esp. Nidia Álvarez Yaciófano

Lo primero será ubicarnos en el Serpentine Gallery, una galería de arte situada en la ciudad de Londres. La misma data de 1970, y se encuentra emplazada en el edificio de una antigua casa de té de 1934 junto al lago Serpentine en Kensington Gardens, Hyde Park. Sus exposiciones se refieren permanentemente al  arte contemporáneo. Las muestras y actividades están relacionadas con la arquitectura, la educación y programas públicos que convocan anualmente a unos 750.000 visitantes. Las “Galerías Serpentinas” mezclan diseño, arte y arquitectura en una integración de edificio reciclado y muestras efímeras.

Esta galería fue creada por el Consejo de las Artes de Gran Bretaña y en los primeros años las presentaciones se limitaron a la época estival. En 1991 Julia Peyton-Jones fue nombrada directora; es una curadora y directora de galería británica, actualmente Directora Global Senior en la galería Thaddaeus en Londres, París y Salzburgo. En 1998 supervisó una importante remodelación de la galería y en el 2000 inauguró el Serpentine Gallery Pavilion, una idea muy interesante que consiste en invitar a un arquitecto a quien nunca antes se le había encomendado trabajar en el Reino Unido, para crear una estructura efímera principalmente alrededor y en los jardines que rodean a la Galería.

En  las sucesivas notas de este año presentaremos los distintos pabellones, año a año, con sus hacedores y tendencias.

Zaha, la primera, en el 2000

El primer pabellón fue diseñado por Zaha Hadid en el año 2000. La arquitecta iraquí (Bagdad) fallecida en Miami en 2016, se ubica dentro de la tendencia de la deconstrucción formal- creativa. El deconstructivismo es una tendencia  arquitectónica de finales de la década de los ‘70 del siglo XX, hasta nuestros días.

Inspirados en las reflexiones de la teoría literaria y filosófica de la deconstrucción, algunos arquitectos comenzaron a desmontar los procesos de diseño y comenzaron a realizar proyectos aparentemente irrealizables, contradiciendo las convenciones del diseño y de la industria. Ayudados por nuevos programas de diseño asistido por computadora y materiales de construcción tecnológicos, llegaron a desarrollar las “desestructuradas estructuras” que hoy se pueden apreciar.

La deconstrucción en arquitectura tiene la paradójica finalidad de no tener finalidad, liberando al diseño de la funcionalidad, de la utilidad habitacional, de la estética, de valores religiosos o motivos políticos. Derrida describe una de sus características: “…el scaling -un romper la escala-, intentando liberar a la arquitectura de la escala humana, así como de la referencia antropocéntrica, de cierto humanismo, variando ese scaling. En el mismo conjunto arquitectónico, modifica las escalas, ya no existe una sola escala, y el hombre no es la medida de esa estructura arquitectónica”.

Los mejores ejemplos son las composiciones irregulares de Frank Gehry, las formas simbólicas de Daniel Libeskind, las yuxtaposiciones inusuales de Bernard Tschumi, la reagrupación de las partes, las estructuras de Peter Eisenman y las formas angulosas de Zaha Hadid.

Hadid fue la elegida para diseñar el pabellón inaugural de la serie Serpentine Gallery Pavilion. Su estructura reinventó radicalmente la idea aceptada de una tienda o una carpa. Tomó la forma de una estructura de techo triangular, abarcando un espacio interno de 600 metros cuadrados mediante el uso de una estructura de acero. Una forma de plegado de planos angulares que se extendía hasta el suelo daba una ilusión de solidez, al tiempo que creaba una variedad de espacios internos. En el interior, Hadid diseñó mesas a medida en negro, blanco y gris. El proyecto fue encargado para albergar una gala de recaudación de fondos que conmemoraba el aniversario número 30 de la galería.

El pabellón inaugural fue fundamental para el éxito de los proyectos futuros de la Serpentine Gallery, que iremos descubriendo poco a poco.