Sup. Economía Domingo, 22 de marzo de 2020 | Edición impresa

Teletrabajo: los cambios que han llegado para quedarse

El nuevo escenario local plantea interrogantes sobre la posibilidad de desarrollar correctamente la tarea en casa.

Por Juan Manuel Lucero - Especial para Los Andes

El aislamiento y los desafíos que llegaron de la mano del coronavirus abren una serie de interrogantes en torno al ámbito laboral ¿estaban las empresas preparadas para esto? ¿están los trabajadores listos para trabajar desde casa? Retos tecnológicos, organizacionales y personales signan este período para el mundo laboral.

El contexto es conocido y lo que en un principio parecía un problema sanitario lejano se transformó en una pandemia mundial. La aparición y proliferación de casos de Covid-19 en nuestro país nos obliga a barajar y dar de nuevo nuestra cotidianidad. ¿Estamos listos para el teletrabajo?

 

Especialistas del ámbito tecnológico y de recursos humanos dialogaron con Los Andes y analizaron los diferentes aspectos de esta nueva realidad que se plantea a nivel empresarial y laboral. 

Según datos brindados por Telecom, “durante los primeros días observamos que hubo un crecimiento acelerado de la herramienta de reuniones a distancia. La mayor práctica de home-office aumentó el consumo de aplicaciones de videoconferencia en el orden de un 110%”.

Por otro lado, desde la empresa instan a los usuarios a “optimizar el uso de internet para las prioridades de conexión: correo y home office”. Mientras, en el caso del envío de archivos, desde la empresa aconsejan que se trate de evitar enviar archivos de mucho peso y priorizar la utilización de herramientas de almacenamiento compartido con links de uso común o aplicaciones que permitan el trabajo colaborativo online. Todo ello con el claro objetivo de evitar el colapso de la infraestructura local. 

 

El desafío tecnológico

Según explica Roberto Cocciolo, responsable de IT Advisory en Auren, “el desafío no es únicamente tecnológico, lo tecnológico te abre el camino, la tecnología juega un peso grande de inversión por el lado de la empresa, pero también es importante por el lado del usuario”.

En ese marco, Guillermo Blauzwirn, socio IT de Auren, añade que “hay empresas que se prepararon para conectarse desde algunos dispositivos, de la compañía o propios, y hacer el trabajo a distancia”. Esta previsión, señala Blauzwirn implica ver “cómo aprovecho la tecnología para hacer mejor las actividades que conciernen a cada organización”.

 

En sintonía con lo que relatan los entrevistados, Diana Chiani, especialista en coaching ontológico subraya que hay que tener en cuenta que “tengo un costo alto en aumentar mi tecnología o mandar los empleados a casa. Pero, ¿qué me cuesta más, eso o que alguno se enferme? 

De esta manera, Chiani puntualiza que se debe tomar la variable tiempo como una de las cuestiones donde se debe invertir. Mientras antes se toman las medidas, se ahorra en el tiempo de adaptación.

 

¿Cómo lo afronta la organización?

Para cada empresa es un desafío este nuevo panorama al cual nos enfrentamos. Muchos empleadores se preguntan cómo hacer frente a la situación. Si bien el hoy ocupa el centro de la escena, los especialistas apuntan a generar previsión.

“En primer lugar, hay que empezar a prevenir y programar posibles escenarios. Si en 15 días me estiran la cuarentena, ¿cómo lo voy a trabajar?” analiza Chiani. Mientras explica que la empresa debe buscar “dentro de la incertidumbre, tener cierta certidumbre”.

Blauzwirn, añade que “el tema de innovación digital es eso, qué es lo que tengo que priorizar en corto y mediano plazo para poder subir la escalera de la transformación digital”. 

 

En este escenario, las startup venían cubriendo estas modalidades con esos conceptos. Pero las otras empresas, asegura Cocciolo, “deberán tener un comité de crisis, con roles muy claros y que nos digan qué debe hacer cada una de esas personas y en qué condiciones y en qué momentos”.

En ese sentido, Blauzwirn destaca que “esto no puede estar fuera de la agenda directiva. Hoy con la crisis pasamos de 0 a 100, lo lógico es irse adaptando y darles relevancia a esos temas”.

El tema de la adaptación pasa a ser el centro de la agenda. “Muchas empresas pueden llegar a quedarse en el camino”, explica Chiani. Ante tal panorama, la especialista apunta que “hay que empezar a mirar en el mediano y largo plazo”. 

 

Cambio del escenario para el trabajador

La crisis sanitaria que estamos viviendo generará cambios que, probablemente, vengan para quedarse. “Esto va a despertar un cambio en la forma de trabajo y en la modalidad de trabajo. Los servicios esenciales no automatizables van a tener que fortalecer sus planes de contingencia, la logística va a tener que replantearse cómo venía haciéndolo”, apunta Cocciolo. Mientras que destaca que “esto generó no solo lo que hoy hay que resolver, sino desafíos hacia el futuro”.

 

Chiani, por su parte, apunta que “si no aprendes algo de las crisis o de las cosas que te pasan, tarde o temprano el cambio te lleva puesto. En 3 meses se nos dio vuelta el mundo, no sabemos si el mundo va a ser como era antes”.