Economía Viernes, 22 de mayo de 2020

Tarjetas: por qué al comprar con Ahora 12 y 18 se le gana por goleada a la inflación

El costo de vida previsto por el REM del BCRA es del 44,4%, mientras que la tasa nominal de pagar en 12 cuotas es del 20%.

Por El Cronista, especial para Los Andes

Por algo dos de cada tres pagos en cuotas se hacen con el Ahora 12. Es que el programa oficial del Gobierno tiene una tasa nominal anual del 20%, que lleva a un costo financiero total del 25%, mientras la inflación prevista por el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central es del 44,4%.

“Además, hay cadenas de electrodomésticos que ofrecen 12 cuotas sin interés, porque no están pasando por buenos momentos económicos, les falta caja, al no tener flujo de fondos, entonces tienen la necesidad de salir a liquidar stocks, y lo rematan en cuotas a un año sin interés”, advierte el analista Hernán Muzio.

 

“Hoy la oportunidad se da en la necesidad por que el deseo es postergado por la restricción del ingreso presente e incertidumbre futura. Quien se financia en 12 o 18 cuotas al día de hoy es hablar de mediano plazo en un mundo aún en proceso de construcción de esa nueva normalidad que aún no llega a la actividad económica generadora y sostenedora del empleo", señala Damián Di Pace, titular de Focus Market.

La economista Romina Diez coincide con este diagnóstico: “Este paquete intenta dinamizar las compras, haciéndolas muy convenientes porque las cuotas le ganarían a la inflación. De este modo trataría de ser una suerte de salvavidas para los comercios, que han sido fuertemente afectados y al menos de este modo podrán lograr colocar parte de sus stocks”.

 

“Comprar en cuotas sin interés, con el Ahora 12 y 18, te permite un ahorro producto de la inflación de entre el 15 y 20%. Además de las cuotas, también es un buen momento de cerrar un excelente precio de descuento por pago contado, por lo menos del 20% para que compense no pagar en cuotas sin interés”, estima Mariano Otálora, director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales.

Se advierte una crisis de oferta dada la imposibilidad de trabajar y ofrecer productos, que a su vez se ve reflejada en el bolsillo de la demanda, ya que cae sustancialmente el consumo de bienes, incluso los más esenciales.

Mariano Gorodisch