Política Domingo, 16 de febrero de 2020 | Edición impresa

Tadeo García Zalazar: “La unidad del radicalismo es un capital que no tiene el peronismo”

Asumió el cargo que ocuparon Cornejo y Suárez, pero minimiza que sea su plataforma electoral para 2023.

Por Leonardo Oliva - loliva@losandes.com.ar

Se sorprende cuando Los Andes le advierte que tal vez sea el dirigente más joven en presidir la UCR mendocina. A sus 44 años, Tadeo García Zalazar le sumará los próximos dos años, a su rol de intendente de Godoy Cruz, el de presidente del radicalismo provincial, sucediendo en el cargo al actual gobernador Rodolfo Suárez. Por eso, las especulaciones se han disparado y pocos son los que dudan -aunque él prefiere minimizarlo- que ya empezó su camino para postularse a la Gobernación en 2023.

-Antes que usted presidieron el partido Cornejo y Suárez. ¿Esto lo posiciona como candidato en 2023?

-Yo creo que no. Primero porque en Argentina y Mendoza hacer política a 4 años es hacer futurología. Falta mucho tiempo. Por ahora el objetivo son dos años en la gestión partidaria hasta la elección de medio término. Pero además te digo que no porque hace 4 años no estaba en la agenda que Alberto Fernández fuera presidente de este país. Ése es el esquema de la política argentina. Los objetivos hay que plantearlos a corto y mediano plazo. Por ahora los míos están puestos en la gestión municipal en lo laboral y administrativo; y en lo político, en esta gestión partidaria que recién empieza.

 

-Pero está sentado en dos sillas que antes ocupó Alfredo Cornejo.

-Sí, pero hay un montón de opciones. A mí la lucha del poder por el poder mismo no me desvive. No es posible un concepto de poder personal si no hay atrás un concepto de equipo, que es en lo que se ha trabajado en la UCR el último tiempo. Hoy la unidad que hay en el radicalismo es un capital importante; no la tiene el peronismo, lo sufre la política provincial y lo sufre Mendoza. Tener un proyecto de Presupuesto varado hace dos meses en la Legislatura es insólito. No hay provincia que esté en esa situación. Tener una oposición desarticulada  baja la calidad democrática a la provincia. Dar esa imagen de equipo, el radicalismo lo entendió muy bien hace tiempo, con una mesa que integran el gobernador y los intendentes, de donde salen las estrategias electorales.

-Esa mesa, ¿no se achicó un poco después del debate por la 7.722?

-No... Durante la 7.722 nos juntamos en varias oportunidades. Independientemente de las posturas diferentes, se dio un diálogo político dentro de la mesa.

 

-¿Cómo evalúa estos dos primeros meses de gestión de Suárez?

-Le tocó vivir situaciones difíciles de las que ha salido, con las herramientas que tenía, bien parado. Con la modificación de la 7.722 primó escuchar a la ciudadanía y la paz social, y nosotros avalamos esa decisión. Hay muy buenas expectativas en lo que viene. Yo he hablado con casi todos los ministros sobre los planes de gestión y son interesantes desde el punto de vista de la educación, de la seguridad, de la salud. Pero lo cierto es que una gestión arranca cuando tiene Presupuesto aprobado y cuando hay decisiones desde el punto de vista político y administrativo que se pueden implementar.

-¿Cómo ve la estrategia de Suárez de no confrontar con Alberto Fernández siendo opositor, como sí lo hace Cornejo?

-Son estilos distintos pero ha sido una estrategia de comienzo de gestión con una madurez política importante, que no la tiene el peronismo con la gestión provincial. El radicalismo dijo que no a la ley de emergencia económica pero dio el quórum y el debate en el Congreso luego con la ley de reperfilamiento de la deuda. Y se aprobó. Yo creo que esa estrategia de oposición responsable no es la misma que la provincial. Pero volviendo a tu pregunta: yo creo que la gestión de un Ejecutivo, independientemente de la oposición que tenga, tiene un rol. Y el rol que tiene Alfredo (Cornejo) a nivel nacional es distinto. Suárez ha encarado con diálogo su rol de gobernador. Ha tenido buena recepción en Buenos Aires y eso hay que reconocerlo. Es una estrategia acertada en este contexto que nos toca, en el corto plazo. Habrá que ver si después de marzo sigue así la relación.

 

-Como intendente, ¿cómo va a hacer para sobrevivir a estos cuatros años de vacas flacas? Más si no se aprueba el endeudamiento en la provincia.

-Hay que tratar de seguir innovando en eficiencia en la gestión pública. Nosotros congelamos salarios de funcionarios, suspendimos todos los gastos en viáticos del municipio, también gastos corrientes que se podían suspender e hicimos ahorros. El 1 de enero empezamos con la despapelización al 100%: no hay más expediente papel. En eso ahorramos más de 5 millones anuales en papel.

-Pero ese ahorro no mueve mucho la aguja para hacer grandes obras, de las que se ven.

-No, para grandes obras no, pero sí para muchas obras municipales como las del Presupuesto participativo. Vamos a continuar además la remodelación de calle Paso de los Andes. Lo que nos ha obligado este contexto de crisis es a estirar los plazos: lo que podríamos haber hecho en 6 meses ahora va a demorar 1 año. Pero también hay que decirlo: nosotros tenemos muy buena cobrabilidad de tasas del vecino, no en todos los lugares pasa. También hay una diferencia entre los municipios que están ordenados y los que no. Nosotros tenemos una planta de personal que no supera el 30% de nuestros gastos anuales. Entonces eso nos permite tener una tasa de nivel de obras del 25% y este año queremos llegar al 30%.

 

-Está claro que van a recibir menos dinero de fondos nacionales.

-Sí, son las obras que hacen la diferencia a nivel municipal: hospitales, escuelas, rutas, que tienen financiamiento nacional. Y vivienda, que está virtualmente paralizada por el gobierno nacional.

-Los intendentes del PJ estuvieron la última semana en la Casa Rosada. ¿Ustedes han tenido algún acercamiento similar con ministros nacionales?

-Tenemos presentados en varios ministerios proyectos que tienen que ver con obras, como urbanización en distintos asentamientos. Esos proyectos tenían un grado de avance con el gobierno anterior y ahora hemos pedido audiencia insistentemente. En la mayoría de los ministerios las segundas o terceras líneas todavía no tienen firma, o no nos han recibido. Esperemos que eso se active rápidamente.

 

-¿Cree que puede haber favoritismos?

-Sería muy inequitativo que se concreten algunos de esos programas primero en municipios peronistas y no en los otros. El primer programa es el de la tarjeta alimentaria; nosotros hemos pedido que esas bases de datos sean públicas para optimizar los recursos y saber quiénes son los beneficiarios.

Eso lo hace la Anses y donde ya se ha implementado, con algunos municipios ha compartido las bases de datos y con otros no. Se está hablando que hay organizaciones piqueteras que recibirían tarjetas alimentarias por afuera de los programas. Esperemos que no sea así y que el criterio sea uniforme para todos los municipios.

La reforma

“Nosotros creemos que hay que seguir con las reformas integrales en la provincia. Algunas requieren reforma constitucional y otras no”, dice García Zalazar abriendo la puerta a un debate siempre incómodo en Mendoza. “En su discurso de asunción Suárez planteó algunas de esas cosas y yo creo que hay que dar esos debates. Nos parece muy bien la idea de la unicameralidad. 

 

-¿Hay un proyecto ya?

-Hay un borrador que está manejando Víctor Ibáñez, el ministro de Gobierno. Cuando esté ese borrador listo, nosotros queremos que se territorialice a los municipios para su discusión.

-Ese debate siempre ha naufragado al mencionarse la reelección del gobernador. ¿Por qué ahora no ocurriría lo mismo?

-Yo creo que ahora hay más alternativas. Antes no se evaluaba la posibilidad de que el mandato del gobernador fuera más largo: en vez de dos mandatos de cuatro años, que tenga uno de seis. Ésa es una opción. Pero también hay que plantear reformas que tengan un grado de consenso en la sociedad: la unicameralidad y la reducción del gasto político tienen un grado de consenso muy alto. Rápidamente la gente la va a avalar. Porque después finalmente, cuando se llama al plebiscito, tiene que tener la mitad más uno del electorado.

 

Objetivos: escuela de formación y ficha digital

“Hace mucho tiempo que en el radicalismo no había una sola lista integrada por todos los sectores”, se jacta García Zalazar para mostrar la unidad partidaria. Destaca que hasta el siempre díscolo Fernando Armagnague tiene un representante en la mesa de la UCR.

-¿Qué objetivos se ha planteado para el partido?

-Uno es mantener y mejorar el frente Cambia Mendoza. Creo que hay que hacer más construcción colectiva. La idea es que hagamos actividades como la escuela de formación política, sobre todo para los jóvenes, porque es parte de nuestra responsabilidad elevar la calidad democrática del debate político.

-¿Quiénes serían los profesores de esa escuela?

-Lo mejor que haya del mundo académico de las ideas políticas, la historia, el derecho. También del mundo de la gestión pública: pueden estar ahí ex gobernadores, ex legisladores, ex intendentes. 

 

-Los partidos tienen una deuda en materia de transparencia. ¿Cómo piensa revertirla?

-Hay que mejorar muchas cosas todavía pero, por ejemplo, ahora tenemos plazos hasta junio para que todos los aportes de personas físicas queden registrados en una página web de la Junta Electoral Nacional. Eso creo que hay que acompañarlo con otro proyecto que hemos estado charlando con los legisladores nacionales, que es la afiliación digital. Hoy hay digitalización de la presentación de las candidaturas, de los avales, de los aportes, pero no está la posibilidad de una afiliación digital y que ese padrón esté a la vista de todos los afiliados. Me parece que eso hace a la transparencia interna de los partidos. Así que a nivel nacional vamos a proponer una modificación de la ley de partidos para que se permita la afiliación digital.

Perfil

Edad: 44 años

Familia: Casado, tiene dos hijas   de 15 y 11 años.

Profesión: Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública.

Trayectoria política: Es intendente de Godoy Cruz desde 2015. Antes fue funcionario municipal en la gestión Cornejo y diputado provincial