+ Deportes Opinión Lunes, 1 de julio de 2019 | Edición impresa

Superclásico mundial - Por Leandro Aguilera

La rivalidad entre Argentina y Brasil nos genera muchísima expectativa. Los brasileños nos hacen sentir que somos visitantes.

Por Leandro Aguilera - Periodista mendocino de TyC Sports

Seré testigo, en el Mineirao, del partido más esperado de los últimos años porque será histórico el encuentro entre la Argentina y Brasil por una de las semifinales de la Copa América.La rivalidad entre ambos países nos genera muchísima expectativa. Los brasileños empiezan a hacernos sentir que somos visitantes y en las calles de Belo Horizonte, apenas hablamos y evidenciamos nuestra nacionalidad, aparece la referencia al encuentro de mañana entre las dos selecciones.

La Argentina viene de menor a mayor en su desempeño. Empezó mal esta Copa y ya está en semifinales. Algunos equipos arrancaron bien y terminaron mal esta competencia -Colombia y Uruguay por ejemplo. Este duelo es el que todos queremos ver y es el soñado por todos los futboleros. Les confieso que estoy nervioso y ansioso, al empezar a imaginarme el duelo de este martes en el estadio mundialista donde la VerdeAmarella cayó ante Alemania 7 a 1 en el mundial del 2014.

En el uno por uno. Brasil es una potencia mundial y nosotros también tenemos lo nuestro. El arquero Alisson es el actual campeón de la Champions. Dani Alves, Thiago Silva, Marquinho y Philipe Luis los defensores que se destacaron en sus clubes; La clave del encuentro estará en la mitad de la cancha en la que el conjunto local tiene a Arthur, Casemiro y Philipe Coutinho (los tres son top en sus ligas); Gabriel Jesús, Firmino y Everton serían los delanteros en el once de Tite. De nuestro lado, tenemos a Armani -el arquero campeón de la Libertadores-; Foyth, Pezzella, Otamendi y Tagliafico -recambio y presente-; Paredes (el cinco de la selección), De Paul y Acuña con Scaloni definiendo si suma un mediocampista más o si deja en el ataque a Agüero con Martínez para que entre Lo Celso (ojalá que no salgan los dos delanteros porque se están entendiendo y son claves). Messi es el uno y es muy respetado acá en Brasil. Sin ver su mejor versión, en lo anteriores compromisos, su actualidad nos lleva a pensar que podría mostrar toda su calidad, magia ante Brasil. Es mi deseo que Leo tenga su noche en esta Copa América y que pueda disputar su mejor partido ante Brasil en el Mineirao.

Es el escenario ideal para que Messi tenga su “partido” ya que el equipo sacó adelante los otros encuentros, sin un buen rendimiento, del mejor de todos. El que enamora a propios y extraños. El que todos estamos esperando brillar en un terreno de juego (qué no están en buenas condiciones) para que la Argentina tenga un buen desempeño ante el dueño de “todo” porque el local en esta Copa, lo dijo Agüero, “tiene todo a favor y son los candidatos”.

El Superclásico mundial puede igualar las respuestas futbolísticas porque en esta clase de partidos juegan muchos factores y no todos los jugadores pueden responder igual. Cómo absorban las presiones que cada uno sienta en ese momento generará mejores decisiones al momento de tomarlas. Son milésimas de segundos en las que la pueda tener cada uno, les permitirá ir ganando confianza para un duelo durísimo para ambos equipos. La jerarquía se ve en esta clase de juegos.

Quedan horas para el gran partido del año. Los hinchas están aquí, en Belo Horizonte, palpitando el juego entre Brasil y la Argentina. Los futbolistas están tranquilos y con muchas ganas de retribuirle todo el cariño recibido en estos días porque lo qué siempre hay, es amor por nuestros colores y estos fanáticos lo demuestran vayan donde vayan

 La ilusión es total y, aunque los de Tite vengan mejor que los de Scaloni, la Argentina es un grupo que tiene hombres con ganas de conseguir un título internacional con la selección Mayor. El tiempo lo dirá y en una semana les estaré escribiendo una nueva columna con la esperanza de haber vivido un día inolvidable.