Espectáculos Domingo, 15 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Suor Angelica: el año termina, pero la ópera no

El Taller de Canto Lírico de Mariana Rodríguez estrena hoy esta obra y el próximo sábado, “Actéon”.

Por Daniel Arias Fuenzalida - darias@losandes.com.ar

Desde hace algunos años, Mendoza es un semillero de sueños operísticos. Un lugar donde se busca ampliar este género: a veces desde la gestión estatal, y otras desde la autogestión. Un reciente informe de la revista Ópera en Argentina da cuenta de que este año hubo un 35% más de producciones en el país. Y Mendoza acompaña la tendencia, con dos estrenos que esta semana no hay que perderse. Hoy “Suor Angelica”, con el Taller de Canto Lírico de la Escuela Artística Vocacional Julián Aguirre, y el sábado que viene “Actéon”, con el Coro de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo. Ambas tendrán puesta en escena. 

El primer caso viene de la mano de la excelentísima soprano Mariana Rodríguez Rial, a quien muchos recordarán por lucirse en el papel de Adina en “El elixir de amor”. Desde 2014 que dirige ese espacio de formación en la Julián Aguirre. Pues ahora, luego de varias muestras anuales con arias sueltas, se animó a montar por primera vez una ópera completa. Y el título elegido fue “Suor Angelica”, la segunda del famoso “Tríptico” pucciniano (junto al “Il tabarro” y “Gianni Schicchi”). Pensada como una gran alegoría de “La divina commedia”, cada pieza (de alrededor de una hora de duración) representa cada estado de ascensión al cielo. “Suor Angelica” es el Purgatorio, y la propia Mariana Rodríguez asumirá el papel protagonista, famoso por su aria “Senza mamma”.  

 

“Es una obra de una gran belleza musical y complejidad dramática, que si bien exige dos pesos pesados en los personajes principales (como los son la Zia y Angelica) también presenta una amplia posibilidad de personajes femeninos secundarios de pequeña y mediana dificultad técnica, pero que son muy importantes para comenzar a adquirir el oficio”, destaca la soprano sobre esta producción, para la que se convocó a alumnas, ex alumnas e invitadas especiales como la versátil e infalible contralto Gloria López en el rol de Zia Principessa. Entre ellas, un elenco importante: Agustina Ferreyra, Clara Arnulphi, Dominique Lizarzaburu Pontón, Carina Núñez, Virginia Quesada, Valeria Vildoza, Abril Granado, Mariam Speziale, Paula Guerra, Lara Barreiro, Priscila Rupcic, Gisel Lépez, más los figurantes Luciano Mazziotti y Natalia Bruno. Además, el Coro de Niños Julián Aguirre, con la dirección de Simón Abecasis, y el Coro Julián Aguirre, con la dirección de Alfonso Giunta.

Como montar un escenario, y convocar a una orquesta completa, implican mucho más presupuesto, se dio una doble vuelta de tuerca: contar con una reducción al piano de la música, interpretada por Denis di Marco; y representarla en la Iglesia del Inmaculado Corazón de María.   

 

La soprano anticipa el argumento: “La historia trata sobre el drama de una madre a quien le arrebatan a su hijo por haberlo concebido de manera extramatrimonial en una época donde eso era visto como pecado y como castigo es encerrada en un convento por la hipocresía de una nobleza familiar que siente manchado su honor”.  Pero como toda puesta también es una relectura, ésta -con el apoyo del actor Renzo Bruno- quiere dejar en primer plano que “Suor Angelica” también trata sobre la represión de los deseos en estas mujeres. En este sentido, la historia se abre como una sublime expresión de sororidad. 

Apunte: hoy a las 21 en la Iglesia Inmaculado Corazón de María (Martín Zapata 138). La entrada es a colaboración. 

 

Cita con el siglo XVII

El barroco francés, repertorio difícil y poco conocido, tiene una etapa de esplendor: hace poco se montó “Armide” de Jean Baptiste Lully con producción del Teatro Colón y hace unos meses este estilo llegó ¡por primera vez! a la Ópera de la Bastilla, el teatro más grande de la Ópera Nacional francesa. Esa producción de “Les Indes galantes” de  Jean-Philippe Rameau la dirigió Leonardo García Alarcón, esposo de la soprano mendocina Mariana Flores. 

Y ese interés también llegó a Mendoza. Hace unas semanas el Ballet de la UNCuyo estrenó una coreografía original del ballet de “Les Indes galantes” y, el sábado que viene, el Coro de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo y un ensamble instrumental de especialistas en música antigua, interpretarán el “Acteón” de Marc-Antoine Charpentier, sobre el personaje mítico. 

 

La puesta en escena está a cargo de Felipe Hirschfeldt, un excelente régisseur oriundo de Bahía Blanca que debuta en Mendoza, con la asistencia de Federico Ortega Olivares, quien ya fue responsable de otras puestas como “El barbero de Sevilla”. La cita es el día 21 de diciembre, a las 20.30 en la Nave Universitaria, Ciudad de Mendoza. Entrada general: $250 (disponibles en entradaweb.com).

La OFM sin cierre    

El público de la Orquesta Filarmónica de Mendoza se ha quedado decepcionado ante la noticia de que este año el organismo no dará el concierto clausura de la temporada, un espectáculo al aire libre que congrega anualmente a miles de personas y que ya era una fecha obligatoria del calendario cultural de diciembre. La decisión de suspenderlo, según fuentes extraoficiales a las que accedió este periodista, fueron los contratiempos administrativos en el marco del cambio de gestión. Más allá de eso, en este caso el principal perjudicado no es el melómano mendocino sino la orquesta, que pierde la principal oportunidad anual de mostrarse y así hacer valer frente a toda la sociedad su trabajo.