Opinión Domingo, 9 de febrero de 2020 | Edición impresa

Suárez busca destrabar su gestión - Por José Luis Toso

El acercamiento del partido de Ramón le puede servir al gobierno para la aprobación del presupuesto.

Por José Luis Toso - jtoso@losandes.com.ar

Luego de dos meses de condicionamiento político, parece que el horizonte se despeja para el gobierno de Rodolfo Suárez. Por lo menos en lo que más preocupa al Gobierno, que es destrabar el debate y aprobación del Presupuesto 2020, que el justicialismo tiene “pisado” con el argumento de que el Gobernador pretende tomar más deuda porque no se anima a blanquear los supuestos desatinos de la gestión de Cornejo.

Desde que está Suárez al frente del Ejecutivo el justicialismo  salió con toda su bronca contenida contra Cornejo y por eso pone el pie al pedido de endeudamiento. Ya se ha dicho desde el oficialismo que si hay diferencias que surjan por el traspaso de “herencia” entre una y otra gestión, se podrá discutir “entre cuatro paredes” y nada más. Suárez sustentó su campaña electoral, entre otros aspectos, en el orden de la administración cornejista y los problemas de números que ahora puedan surgir son más atribuidos a los efectos de la crisis económica nacional, que colapsó especialmente el año pasado. 

Suárez nunca daría un paso en contra de su antecesor y por eso no cede ante los embates de la oposición, pero el traspié con la ley minera lo dejó con una imagen de debilidad política que no tenía antes de asumir, más allá de que en la práctica se confunda su estilo más cauto que el de Cornejo con algún tipo de debilidad.

Pero es una realidad que en ese contexto la gestión de Suárez necesita tener la herramienta presupuestaria aprobada. Y todo indica que la aparición en la discusión de los diputados de Protectora cambiaría el rumbo de la discusión parlamentaria, por ahora empantanada en la estrategia montada por el Frente de Todos.

Aquí confluyeron dos aspectos a tener en cuenta. Por un lado, la necesidad del Gobierno de definir la situación (cambio de negociadores) y, por otro, el deseo de protagonismo del partido liderado por Ramón. Protectora tiene la intención de instalarse como la tercera fuerza política provincial y aprovecha en ese sentido haber aventajado a la izquierda en las últimas elecciones. Además, la continuidad de demócratas y el Pro en el espacio oficialista provincial le permite tomar decisiones políticas que pueden ser gravitantes, como se ve en este caso.

Fue así como los integrantes de la mesa de acción política de Protectora se reunieron con el ministro Enrique Vaquié. Dicen que entre los que entrevistaron al funcionario de Suárez estuvieron los diputados Vadillo y Cairo, además de otros dirigentes. Ramón no asistió por sus compromisos en el Congreso Nacional. 

Le expresaron al ministro de Economía y Energía de la Provincia que Protectora entendía fundamental, con la actual situación económica, que el Gobierno tuviera su Presupuesto aprobado. Expresaron, en mayor o menor medida, lo que luego expresó a través de un comunicado el diputado Pablo Cairo: “Es imprescindible que el Gobernador cuente con la autorización de la Legislatura para renovar el capital de deuda con vencimiento durante el año”. Agregó: “Estamos dispuestos a discutir la autorización de un monto razonable de endeudamiento acorde al plan de obras que acompañe el requerimiento formulado por el Ejecutivo”. 

Entienden en Protectora que el “roll over” es fundamental para la gestión mientras que sobre la deuda de 300 millones de dólares que se pide autorizar desde el Ejecutivo la exigencia pasaría por precisar el destino de esos recursos, es decir, qué obras se financiarán en todo caso. 

Para la gente de Ramón los problemas del agua, por ejemplo, son motivo más que suficiente como para prever recursos que habiliten estudios y eventuales emprendimientos futuros.

Con esta para muchos impensada negociación, en el radicalismo no descartan que, finalmente, la pauta de gastos y recursos pueda ser aprobada en la Legislatura dentro de este mes sin mayores sobresaltos. 

Los dos votos de Protectora en Diputados acercan más al oficialismo a los dos tercios requeridos para la aprobación de todo lo relacionado con endeudamiento. 

Se especula que podría haber un inevitable acercamiento hacia el justicialismo para poder sumar los votos faltantes, más allá de que la noticia de la reunión de la dirigencia de Protectora con el Gobierno no cayó bien en el PJ. Al menos trascendió que a los teléfonos de los dirigentes “ramonistas” llegaron quejas de algún jerarca territorial peronista por la intromisión entre las dos grandes fuerzas de la provincia en este momento. “Algunos entienden que la disputa es entre oficialismo y peronismo pero no es así. Los demás partidos también participamos y, como tenemos representación parlamentaria, a su vez tenemos derecho a proponer y destrabar negociaciones. Y eso hicimos”, argumentaron en la dirigencia del partido liderado por José Luis Ramón. Postura muy razonable. 

Está claro que luego de la fallida reforma minera el justicialismo, que mostró su habilidad para abrirse del acuerdo con Suárez en esa instancia, decidió mantener su firmeza con el argumento del no al Presupuesto por la deuda pedida pero también se separa del Gobierno en asuntos que, como la minería, había acordado acompañar a Suárez desde antes que éste asumiera. 

Por eso ya antes de que se conociera el acercamiento de Protectora, el Gobernador había decidido limitar su tolerancia y ponerse más exigente con el PJ a los efectos de romper las trabas para el debate. Cómo puede ser -siguen reflexionando en el Gobierno- que Suárez logre gran receptividad en la Casa Rosada y aquí la oposición, que es del mismo signo político que el gobierno nacional, elija el camino contrario.

Si prospera el acuerdo gestado para destrabar el debate del Presupuesto, Suárez tomaría fuerza y podría enderezar más el rumbo pensando en otros asuntos difíciles que se pueden presentar con la actual coyuntura. Es que no hay que descartar que haya conflictividad con sectores estatales en el marco de las paritarias y la supresión de la cláusula gatillo. Por eso le conviene mantener la mejor relación posible con el gobierno nacional, porque, en definitiva, los problemas con los números los tienen tanto en la Casa Rosada como él en el Cuarto Piso.