Escribe el Lector Domingo, 22 de diciembre de 2019 | Edición impresa

SOS: socorro Obras Sanitarias!

Por Rosa T. Guaycochea de Onofri 

Se anuncia que hay que “empezar” a reemplazar las cañerías de agua y cloacas. A la vista de la cantidad de roturas, pozos, hundimientos, taponamientos, etc., etc., diríase que es urgente hacerlo. Por razones de antigüedad la más problemática es la capital.

Una forma lógica de mejorar el sistema es dotar de tendidos independientes –no conectados a los antiguos- a las obras nuevas. Por ejemplo el Polo Judicial anexo a la cárcel citadina –ya colapsada- y la ampliación del hospital Lagomaggiore, también frecuentemente inundado. Ambos casos pueden servirse en forma simultánea y sin mayores complicaciones, ya que están en una misma franja de terreno provincial. De base, casos de tal envergadura deberían contar con plantas de tratamiento primario.

Otra obra nueva de la que no se ha visto construir nuevos sistemas de agua y cloacas es el barrio Procrear de la Sexta Sección.

Aysam en su publicidad solicita denuncias por derroche. Denuncio: los edificios del Centro Cívico tienen un enorme consumo de agua pero ni en los viejos, ni en los nuevos –que crecen día a día- hay sistemas de recuperación de aguas grises. Otra más: la desaparición de superficies de tierra y jardines bajo el cemento extendido por doquier no ahorra agua sino que aumenta el calor y la sequedad. 

Para terminar: cualquier peatón en plan turístico puede ver en las más connotadas calles del microcentro cómo nuestras esforzadas acequias cumplen el rol de cloacas. Y sucede desde hace años. De no ser por ellas lo negros y nauseabundos líquidos correrían por las calles.

Rosa T. Guaycochea de Onofri 

Ex docente UNCuyo y UMZA.