+ Deportes Miércoles, 3 de enero de 2018

Sorpresa: Chile ya tiene DT para su selección y no será un argentino

Después de cuatro argentinos, la ANFP arregló todo con el colombiano Reinaldo Rueda.

Por Redacción LA

El colombiano Reinaldo Rueda se perfila como reemplazante del argentino Juan Antonio Pizzi en el seleccionado chileno de fútbol, que no participará del próximo Mundial de Rusia. El actual entrenador de Flamengo de Brasil, aceptó la última oferta económica de la federación chilena (ANFP) que pretende oficializar su llegada durante esta semana,.
Rueda, de 60 años, reemplazaría en el cargo a Pizzi, quien renunció luego fracasar en su intento por clasificar a la "Roja" al próximo Mundial de Rusia. La conducción técnica del equipo chileno, sería la cuarta experiencia en seleccionados para Rueda, quien ya condujo a Colombia (2002/2004-06), Honduras (2006-10) y Ecuador (2010-14) y cortaría la hegemonía de entrenadores argentinos que comenzó con Marcelo Bielsa y continuó con Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y Pizzi.
El técnico campeón de la Copa Libertadores de América 2016 (con Atlético Nacional de Colombia) y subcampeón de la última edición de la Copa Sudamericana (con Flamengo) cobraría 3.5 millones de dólares por año y firmaría un contrato hasta el final de las eliminatorias para la Copa del Mundo Qatar 2022

El lunes por la noche fueron horas decisivas. Arturo Salah y Andrés Fazio, presidente y vicepresidente, volvieron a retomar una negociación que había quedado en punto muerto durante la semana pasada, luego de que el colombiano rechazara los US$ 2 millones que le ofrecían inicialmente por temporada. En Flamengo percibe US$ 3 millones, por lo que un acuerdo parecía prácticamente imposible. Ambas partes, en un principio, se negaban a ceder en sus posturas.

En la ANFP asumirán todos los costos. Cancelarán la cláusula de salida de Rueda del cuadro brasileño, que asciende a US$ 325 mil. En primera instancia, le propusieron al DT que de sus bolsillo solventara esa cantidad de dinero, lo que molestó e incluso llegó a poner en riesgo la operación. Hoy, Rueda valora el esfuerzo de la entidad chilena, a quien ya le manifestó su intención de dirigir durante las próximas temporadas.

Rei, apodo del técnico desde que dirigía en Colombia, ya conoce los lineamientos mínimos que deberá asumir cuando comience a trabajar en Juan Pinto Durán. Obviamente, el principal objetivo será clasificar al Mundial de 2022. También se le exigirá que la Roja vaya a defender el título en la Copa América que se disputará en Brasil (2019).

Otro de los puntos que deberá trabajar el técnico entrante será la disciplina. La llegada de Rueda cumple los deseos de Arturo Salah, luego de las negativas de Manuel Pellegrini y Gerardo Martino. La renovación y las selecciones menores también son un tema prioritario. Revertir es el bajo índice de jugadores que pasa de selecciones menores a la adulta, por ejemplo. Por lo mismo, el Rei tendrá total injerencia en las juveniles, luego de los fracasos de las Sub 15, 17 y 20.

Cómo jugaría

Al mando de Honduras y Ecuador, Rueda empleó regularmente el sistema de juego 4-4-2. Un línea defensiva bien compacta, con zagueros centrales firmes y moviéndose bien poco del medio, más el desdoblamiento ofensivo alternado de los laterales, de acuerdo al desarrollo del juego.

Dos volantes centrales (un generador de juego y otro con atributos más potentes para la recuperación del balón) en la mitad de la cancha. Abiertos por los costados, ambos extremos con atributos para el toque o si no, para llegar a línea de fondo en busca del centro. En ataque, un tándem de delanteros (un '9' bien marcado -grandote y entrador- y el complemento de un jugador con movilidad y actitud para accionar por las puntas).

En un leve giro táctico, Rueda ganó la Libertados en Atlético Nacional de Medellín con un sistema 4-2-3-1. En la única diferencia en relación a lo anteriormente realizado, el probable DT de la Roja eliminó un atacante y agregó un '10' clásico. Mantuvo solo al centrodelantero, pero para evitar la precariedad arriba le impuso mayores obligaciones ofensivas a los extremos.

Ataque y defensa

Rueda no reniega de su ADN futbolístico colombiano. A pesar de poseer una fuerta impronta alemana por un magíster que cursó en tierras germanas tras licenciarse en Eduación Física y Salud, el entrenador tiene una fascinación por el viaje del balón a ras de piso y bien jugado. En definitiva, sus equipos en fase ofensiva emplean primordialmente el Ataque Construido.

Nada de pelotazos (Ataque Directo).

Prioridad por iniciar el juego desde atrás, aunque reserva un espacio también para el Contrataataque. Sobre todo como visitante, mediante avances veloces y profundos, sorprendiendo al rival desorganizado en defensa o en inferioridad numérica.

En la custodia de la propia portería, el asunto es bastante nítido en la forma de juego del DT colombiano. Lo central en su modelo es el Reagrupamiento Defensivo: tras la pérdida, la oncena se repliega en una zona preestablecida de la cancha (normalmente a partir del círculo central) y, cuando el balón ingresa a tal sector, la presión es inmediata y colectiva en pos de la recuperación de la pelota.

Un matiz al respecto suele acontecer en momentos puntuales de los partidos (sobre todo actuando de local). Sus dirigidos no retroceden e inician la presión de forma inmediata, incluso en campo contrario, consiguiendo el balón (Pressing). O en su caso retardan la elaboración ofensiva oponente para facilitar el ordenamiento defensivo propio (Retirada Progresiva).