Economía Lunes, 10 de junio de 2019 | Edición impresa

Planean tomar personal sólo 3 de cada 100 empresas mendocinas

El dato lo arroja la Encuesta de Indicadores Laborales del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

A pocos meses de las elecciones generales de octubre, el mercado laboral de Mendoza se ha tornado lento, con menor frecuencia de contrataciones y mayor tendencia a los despidos. Así lo reveló la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo de la Nación, realizada a empresas de la provincia con diez empleados o más. 

El último informe presentado por el Gobierno, correspondiente a abril de 2019, indica que el 88,9% de las empresas consultadas mantendrá su planta de personal durante los próximos meses. A su vez, el 3,4% tiene pensado contratar al menos un empleado y el 7,7% admite que despedirá trabajadores en el corto plazo. 

 

Aunque los números son contundentes, la comparación con la encuesta de abril de 2018 permite sacar conclusiones más significativas. Es que doce meses antes el 8,3% de las firmas consultadas estaba buscando nuevos empleados y solo el 6,3% planeaba reducir su planta de trabajadores. Es decir que en un año cayó en 4,9 puntos porcentuales la intención de contratar personal y creció 1,4 puntos la intención de reducirlo.

Pocas vacantes

Hay otros puntos de la Encuesta de Indicadores Laborales que demuestran una situación de estancamiento y contracción del mercado laboral. Uno de ellos es el de la cantidad de empresas con puestos vacantes. Ese indicador no toma en consideración si la firma quiere cubrir ese puesto o no, sino el “espacio” que hay dentro de su estructura para tomar nuevos empleados, en caso de que quisiera hacerlo. 

De acuerdo a la EIL, solo el 8,7% de las empresas consultadas en Mendoza tienen al menos un puesto vacante en la actualidad, mientras que en abril de 2018 la proporción de firmas que tenía espacio para contratar nuevos empleados alcanzaba el 10,1%.

Impacto de las elecciones

Según economistas consultados por Los Andes, la caída en las expectativas de empleo comenzó con la recesión económica, pero se afianzó con la incertidumbre por el resultado de las elecciones de octubre.

Daniel Garro, economista y director de la consultora Value International Group, explicó es natural ver destrucción de empleo y bajas expectativas de contratación en el escenario económico actual. “Las elecciones, en este caso, pueden estar acelerando esa dinámica, especialmente si el mercado entiende que los potenciales ganadores son anti mercado”, comentó. 

“Según mi visión, hoy Macri da tranquilidad institucional pero no económica, y los kirchneristas no dan ninguna tranquilidad. Esto explica por qué el proceso eleccionario aporta negativamente al mercado laboral”, señaló.

 

De todas formas, el economista indicó que la crisis laboral es consecuencia directa de la “la muy fuerte recesión y la estanflación existente”.

Por su parte, el economista Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza, reconoció que la situación de la provincia se volvió complicada a fines del año pasado. “Hasta noviembre veníamos bien, pero después empezó a caer el indice de empleo privado registrado y no se ha vuelto a recuperar”, lamentó.

Difícil recuperación

En una visión de mediano plazo, Sebastián Laza cree que si se llega a estabilizar el dólar durante un tiempo y la inflación vuelve al 2% mensual, “quizás allí cambien las expectativas y puedan generarse más posibilidades para tomar personal”.

Tampoco Daniel Garro se mostró muy optimista de cara al futuro. “Es difícil que veamos una recuperación del mercado laboral en el mediano plazo. Más allá de quien gane las elecciones, el escenario económico es muy complejo. Lamentablemente tendremos dos o tres años muy bravos y podrían ser más”, concluyó.
 

Poco lugar para los profesionales en los próximos meses

La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo de la Nación consultó a las empresas de Mendoza sobre la composición de los puestos vacantes según calificación del personal. El resultado de ese punto fue llamativo, debido a que se evidenció que prácticamente no habrá lugar para los profesionales en los próximos meses.

El informe presentado por el Gobierno indica que, de los puestos vacantes que existen en la provincia, el 75,1% son para trabajos operativos, el 12,4% para técnicos, el 11,6% para “no calificados” y apenas el 0,8% para trabajadores profesionales. Esta no es una situación usual en Mendoza. De hecho, doce meses atrás las proporciones eran muy diferentes, ya que el 54,5% de los puestos vacantes eran para trabajos operativos, el 23% para profesionales, el 11,5% para no calificados y el 10,9% para técnicos.

 

Como se puede observar, en un año cayó en 22,2 puntos porcentuales la disponibilidad de puestos vacantes para profesionales, en tanto que creció 20,6 puntos la participación de los operarios sobre los puestos vacantes.

Esta situación no se repite a nivel nacional. De acuerdo a los resultados presentados por el ministerio de Trabajo, en el total del país hay un 7,7% de empresas con puestos vacantes. De esos lugares, el 44,7% corresponden a trabajadores con perfil operativo, el 28,6 a técnicos, el 14,5% a profesionales y el 12,2% a “no calificados”. En relación al año pasado, la situación de los trabajadores profesionales mejoró en 2,8 puntos porcentuales.