Espectáculos Sup. Cultura Domingo, 18 de agosto de 2019 | Edición impresa

Slam poético: una nueva forma de rock & roll

El género moviliza a una nueva generación, que se abre paso con nuevas formas de divulgar la poesía.

Por Martín Castillo - mcastillo@losandes.com.ar

La poesía tiene un nuevo lugar de resistencia y de crecimiento. Un joven grupo de dedicados al género, de entre 19 y 24 años, comenzó hace cinco meses una serie de encuentros abiertos a quienes quieran subir a un escenario para compartir sus poemas, despojados de prejuicios. Se trata de un espacio que busca visibilizar a los nuevos escritores. 

Nacido con un solo encuentro el año pasado y retomado en abril de este 2019, el “Slam Poético” reúne a encantados por la poesía para brindarles un espacio donde pueden recitar sus obras. En una suerte de “competición”: 20 poetas tienen tres minutos y medio para leer sus composiciones. Luego, un jurado formado previamente con personas del público, elegirá quién fue el más arrasador. No se trata de mejor ni peor poeta, sino de aquel o aquella que logre conmover a la platea: “No es por quién fue el mejor, ni porque usó más recursos literarios, sino quién logró decir eso que movió a todo el público, que supo generar algo en el lugar y romper las bases”, explica Leo Federici, uno de los organizadores.

 

Leo, junto a otros nueve compañeros y compañeras, vienen organizando un Slam por mes. A medida que pasó el tiempo, cada vez eran más los que querían participar, eso los estimuló y ahora están más seguros que nunca de que ese es el camino para animar a quienes se esconden bajo sus propios papeles (o computadoras): “Antes se tardaba casi una semana para que se llenara el cupo, ahora sólo veinte minutos luego de que lanzamos el formulario. Es un espacio dedicado al público, es un buen lugar para leer y charlar, libres de prejuicios, vanidades y todas esas cosas que se manejan en el ámbito”, dice Leo; dedicado también a escribir y realizar intervenciones en algunos bares y encuentros.

La organización está a cargo del joven poeta, junto a Vera Jereb, María Candela Ariza, Bianca Caverino, Carla Esquivel, Victoria Saez, Candela Morón, Manu Interlandi, Gerardo Montenegro, Tomás Pancetti, Nayat Atencio y Mercedes Santander. El próximo jueves, la Legislatura de Mendoza declarará al Slam Poético de interés cultural para la provincia, siendo éste un reconocimiento que enorgullece a sus integrantes.

Vera festeja la heterogeneidad de la gente que asiste, como la de quienes organizan: “Venimos todos de ramas muy diferentes, nos une el hecho de escribir, pero ni siquiera eso es similar. Nos unieron las ganas de generar espacios donde se pueda leer por primera vez. Nos pareció necesario romper con el círculo que se estaba armando y generar un espacio confiable, amistoso y sin juicios academicistas ni morales, para que la gente vaya y muestre lo que hace”.

 

Vera y Leo comparten más que los hechos y es la idea de despojar a la poesía de los juicios, vanidades y egolatrías que la rondan: “Estamos en una etapa zarpada de poetas que se van abriendo y escriben de una manera más libre que antes. La academia determinaba lo que era poesía y qué no, ahora cualquiera puede formar su propia voz y su propio estilo. Se es más libre para decir”. Vera comenta que “la gente se acerca y nos agradece por el espacio: eso muestra la necesidad de que exista con cierta continuidad y armados desde el esfuerzo y el amor; de generar algo colectivo, real y transparente”. 

En tanto, Leo reflexiona que hoy la poesía pasa por un lugar más empático, acorde a los tiempos que corren: “El poeta es como un científico moviéndose, buscando cosas que pasan en la calle, y no en los libros. Creo que la verdadera poesía está en la calle y más en la boca de la otra gente”.

Y, reflexiona, eso no pasa en todo tipo de disciplina: “Para ser poeta, músico, cualquier artista, tenés que tener mucha empatía: saber lo que le pasa al otro: si no lo sentís no vas a saber la palabra justa para que la otra persona entienda. Si no sos empático, como que te quedás metido en tu propia cárcel de decir cosas”, concluye.

 

Este miércoles 21, habrá una nueva edición en el bar Juglar (Yrigoyen 27), donde supo dar sus primeros pasos. La cita es a partir de las 21, con entrada gratuita; pero con la posibilidad de dejar una colaboración a voluntad para solventar los gastos. Para mayor información acerca de sus encuentros, cuentan con redes sociales bajo el nombre de Slam Poético.