Mundo Viernes, 12 de abril de 2019 | Edición impresa

Sin protección, Assange enfrenta a la Justicia

El fundador de Wikileaks fue detenido en Londres después de que Ecuador le retirara el asilo.

Por Especial y agencias

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue sacado a la fuerza de la embajada de Ecuador en Londres por policías que lo arrestaron dentro del edificio donde permanecía refugiado desde 2012, poco después de que Ecuador revocara su asilo.

La detención de Assange presagia una batalla legal por su posible extradición a Estados Unidos para enfrentar cargos anunciados por Washington relativos a la publicación de miles de documentos confidenciales por parte de WikiLeaks.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, dijo que su gobierno le había retirado el asilo, que obtuvo tras refugiarse en la embajada, por “repetidas violaciones a las convenciones internacionales”.

 

En un video en Twitter, Moreno deploró la “conducta irrespetuosa y agresiva del señor Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización en contra del Ecuador y, sobre todo, la transgresión de los acuerdos internacionales”. Todo esto “ha llevado la situación a un punto en el que el asilo del señor Assange es insostenible e inviable”, agregó. WikiLeaks tuiteó que Ecuador había incurrido en una “en violación de la ley internacional”. 

Asilado

El ciberactivista australiano, de 47 años, no salía desde 2012 de la embajada, a donde había ingresado para evitar una extradición a Suecia para enfrentar acusaciones en el marco de un caso de abuso sexual que había sido cerrado.

Assange dijo siempre que, de salir de la embajada, iba a ser extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por haber publicado documentos militares y cables diplomáticos clasificados a través de WikiLeaks, robados al Pentágono y el Departamento de Estado.

En Washington, el Departamento de Justicia acusó a Assange de asociación ilícita con Chelsea Manning -un exanalista de inteligencia- para penetrar en una computadora del gobierno en el Pentágono.

El cargo se anunció una vez que Assange fue puesto bajo custodia. Su abogado dijo que el activista australiano planea pelear cualquier cargo que Estados Unidos le presente.

Durante esos años, Assange utilizó la embajada como escenario para mantener su nombre en público, haciendo apariciones frecuentes desde un pequeño balcón, posando para fotos y leyendo comunicados. Incluso su gato se volvió famoso.

 

Sin embargo su presencia era una vergüenza para las autoridades británicas, que por años mantuvieron vigilancia policial afuera de la embajada a costa de los contribuyentes. Dicha vigilancia se quitó hace años, pero la sede consular siguió siendo el punto central de sus actividades.

Comunicado

Scotland Yard dijo en un comunicado que cumplió con una orden de arresto emitida por un juez en 2012 luego de que Assange, para refugiarse en la embajada, violara el arresto domiciliario que se le había concedido en la campiña inglesa mientras se resolvía su extradición a Suecia.

En un comunicado posterior, la policía agregó que la detención también obedeció a un pedido de extradición de Estados Unidos. Assange fue llevado ante una corte de Londres donde un juez lo halló culpable de haber violado los términos de su libertad bajo fianza en 2012, un delito por el que enfrenta hasta 12 meses de prisión cuando reciba sentencia, más adelante, informó la BBC.

“El comportamiento de Assange es el de un narcisista que no puede ir más allá de sus propios intereses egoístas”, dijo el juez de distrito Michael Snow.

“No ha establecido una excusa razonable”, agregó. Assange saludó a la abarrotada galería pública mientras lo llevaban a las celdas. Su próxima aparición se fijó para el 2 de mayo. La primera ministra británica, Theresa May, dijo ante el Parlamento que la detención de Assange demostraba que “nadie está por encima de la ley” en el Reino Unido y agradeció al gobierno de Ecuador por su “cooperación”.

 

Imágenes tomadas por la agencia de noticias audiovisual rusa Ruptly mostraron a cinco o seis hombres vestidos de traje que sacaron a Assange de la embajada esposado, tomado de los brazos y los pies y lo subieron a un camión policial.

Con el pelo atado, con crecida barba blanca y de semblante demacrado, Assange hizo un ademán con una mano y dijo “el Reino Unido debe resistir”, mientras era llevado contra su voluntad. Conspiración Horas más tarde, el Departamento de Justicia estadounidense anunció cargos contra Assange por haber conspirado para hackear una computadora del gobierno y dijo que el ciberactivista enfrenta hasta cinco años de cárcel en caso de ser hallado culpable.

La policía británica dijo que fue invitada a la embajada por el embajador, luego de que el gobierno ecuatoriano retirara el asilo a Assange. El ex presidente ecuatoriano Rafael Correa calificó a Moreno del “mayor traidor en la historia ecuatoriana y latinoamericana” y lo acusó de haber cometido “un crimen que la humanidad nunca olvidará”.

El canciller ecuatoriano, José Valencia, dijo que también se retiró la ciudadanía ecuatoriana que se había concedido a Assange en 2017. El caso de Assange abrió un debate sobre seguridad y libertad de expresión.

 

Sus partidarios lo ven como un héroe que puso en juego su libertad para exponer injusticias. Sus críticos lo acusan de codearse con líderes autoritarios como el presidente ruso, Vladimir Putin, y de haber puesto en peligro la vida de estadounidenses.

El fugitivo ex contratista de inteligencia estadounidense Edward Snowden -también requerido por Estados Unidos por haber filtrado programas de espionaje estadounidenses- calificó el arresto de Assange de “momento oscuro para la libertad de expresión”.

La vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, acusó al Reino Unido de haber “estrangulado la libertad”. 

Repudio de CFK

La ex presidenta argentina Cristina Fernández manifestó su rechazo al arresto del fundador de WikiLeaks.

“En el mundo al revés, las noticias falsas circulan libremente y aquellos que revelan la verdad son perseguidos y encarcelados. El derecho a la información de los ciudadanos y ciudadanas, bien gracias”, dijo en su cuenta de Twitter.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó la detención como una “violación a la libertad de expresión”, mientras que dirigentes separatistas catalanes también mostraron su repudio.

Cronología

Agosto de 2010. Un fiscal sueco emite una orden de arresto contra Assange luego de que una mujer lo acusó de violación.

Diciembre de 2010. Se entrega a la policía en Londres y es detenido con fines de extradición. Sale bajo fianza.

Febrero de 2011. Una corte de Distrito en Gran Bretaña resuelve que debe ser extraditado a Suecia. Assange apela.

Agosto de 2012. Ecuador le otorga asilo en su embajada en Londres.

Abril de 2017. El presidente electo Lenín Moreno advierte  que Assange debe abstenerse de hacer comentarios políticos.

Abril de 2019. Ecuador acusa a Wikileaks de amenazas. Ayer, le retira el asilo político.