Policiales Jueves, 16 de mayo de 2019 | Edición impresa

Sin acuerdo del jurado, fue absuelta la mujer que mató a su marido

Claudia Cortez quedó libre ya que los 12 miembros del tribunal no llegaron a un veredicto unánime.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Después de casi ocho horas de deliberación un tribunal popular no logró llegar a un veredicto unánime por lo que un juez le otorgó la libertad a Claudia Jaquelina Cortez (49), una mujer con diagnóstico de cáncer de mama que esta semana fue juzgada por la muerte de su marido, Carlos Ernesto Pelayes (48).

Las 6 mujeres y 6 hombres que conformaron el jurado no lograron un acuerdo, por lo que el tribunal se declaró “estancado” al existir “posturas antagónicas”. La fiscalía optó por no insistir con la acusación, por lo que el juez absolvió a Cortez.

Ayer, cerca de las 20, la presidenta del jurado le transmitió la imposibilidad de llegar a un veredicto unánime al juez técnico Aníbal Crivelli, quien ordenó la libertad de la acusada.

 

“Yo sé que lo maté, no lo niego pero me defendí. Estoy muy arrepentida. Yo vine al juicio por mí y por tantas mujeres que hoy están muertas por no defenderse”, dijo la mujer luego escuchar los alegatos.  

Si bien el veredicto es secreto, sin duda alguna que la discusión no se centró en definir si la mujer mató o no mató a su pareja. El tema central fue cuánto influyó en el crimen la violencia de género que ejercía la víctima, un hombre con antecedentes penales, sin ocupación laboral y adicto a las drogas.  

 

Un menú de tres opciones

Cerca las 12 de ayer, después de que el jurado escuchara los alegatos, el juez Aníbal Crivelli le dio al jurado las instrucciones para que realizaran el veredicto final.

El juez enumeró tres opciones posibles: 1) homicidio agravado por el vínculo con circunstancias extraordinarias de atenuación, delito que tiene penas que van de los 8 a los 25 años; 2) homicidio en legítima defensa, delito que no tiene pena de cárcel; y 3) “no culpable”, es decir inocente.

Con esta menú legal, los 12 jurados se fueron a almorzar y comenzaron a deliberar en la siesta de ayer, hasta cerca de las 20. 

 

Los alegatos

Si bien durante el alegato inicial el fiscal  Fernando Guzzo había sostenido que se trató de un caso de homicidio agravado por el vínculo -delito con pena de prisión perpetua- durante el de clausura decidió dar un golpe de timón y acusar por la misma figura pero considerando “circunstancias extraordinarias de atenuación”, delito con penas que van de los 8 a los 25 años de cárcel.

Estas circunstancias especiales fueron tenidas en cuenta porque se trató de un caso donde existió violencia de género. Para el fiscal, quedó probado que Cortez mató a su marido y que ella era víctima de violencia de género pero, tras el homicidio, manipuló la escena del crimen.

 

“Ella dijo ‘basta’, se hartó del maltrato y eso no es lo correcto. No es un caso de legítima defensa, fue la gota que colmó el vaso”, afirmó Guzzo. Para el fiscal, el ataque con el cuchillo no fue la única opción que la mujer tenía: podría haber usado un medio menos lesivo, “pero ella no usó una jarra sino que encontró el cuchillo que estaba en la cómoda”, alegó.

Por su parte, los defensores -Carlos Moyano y Agustina Maddiona- sostuvieron que la mujer mató a su marido pero fue como respuesta a un ataque y, por lo tanto, se trató de un caso de legítima defensa. Maddiona explicó que su clienta vivió durante 30 años en un círculo marcado por la violencia de género: primero abusos leves, luego agresiones físicas y, por último, el arrepentimiento. “Las mujeres no queremos matar a los hombres, queremos ser iguales”, dijo la abogada.

Moyano, por su parte, insistió con que la mujer se defendió y que no existió la intención de matarlo. Para el defensor se cumplieron todos los requisitos de la legítima defensa.
 

 

El caso

En la madrugada del 28 de julio de 2018, en una vivienda ubicada en calle México al 2200 de Godoy Cruz, Claudia Cortez le asestó un puñalada a su marido Carlos Pelayes en la habitación que compartían. La herida, en la parte interior derecha del tórax a la altura del tercer espacio intercostal, fue fatal: le lesionó la pleura parietal visceral, el pulmón derecho y la aorta ascendente, ocasionándole la muerte.