+ Deportes Sábado, 9 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Siempre está: Mescolatti metió al Santo en la final

Dos goles de Chelo le valieron a Don Orione para eliminar a Regatas en suplementario.

Por Redacción LA

Mendoza ganó casi todo este año y tiene un representante en la final de hoy, en la División de Honor de Futsal, que se desarrolla en Rosario. Será Don Orione, equipo que levantó el título en 2010 y que buscará sumar su segunda estrella cuando se enfrente a Flamengo.

 

Anoche, el Santo de Chelo Mescolatti se quedó con el duelo mendocino de semifinales al derrotar a Mendoza de Regatas, en tiempo extra 3-2. Los goles de Don Orione fueron obra de Paladino -penal- y del mejor jugador del mundo, Mescolatti (2), mientras que para el lago había convertido el transitorio 1-1, Corti, y luego el 2-2. Fue un partido parejo. Mescolatti, ni bien ingresado al rectángulo, tuvo su primera chance y Albertini se lució. Al ratito nuevamente Chelo colaboró en la gestación de la jugada que terminó en la pena máxima convertida por Paladino. La alegría duró un par de minutos porque Corti marcó el empate, sin embargo el Gran Chelo se hizo presente antes del cierre del primer tiempo para que el Santo se fuera al descanso 2-1 arriba.

 

En el complemento, todo parejo. Regatas intentó empatarlo, pero no pudo frente a un rival que pudo ampliar el marcador y que defensivamente estuvo muy sólido. En el alargue, había uno que podía cambiar el rumbo. Y ese fue Mescolatti. El Chelo siempre está y da la cara por cada camiseta que se pone, por algo es el mejor jugador del mundo. Don Orione es finalista en Rosario.

No pudo. Cementista, campeón mendocino, a las puertas de la definición. | Gentileza Futsal De Primera
 

Flamengo, el primer pasajero

El equipo chubutense mostró que es candidato y, de paso, dejó a nuestra provincia sin final mendocina. ‘El Fla’ le dio vuelta el partido a Cementista y le ganó 4-3 para ser uno de los equipos que irá por la medalla de oro. El Poli estuvo cerca, lo buscó por todos los medios, pero pagó caro el mal cierre del primer tiempo. En el ST, el quinteto de Leche Lucero se plantó en campo rival y se arriesgó a las contras de Flamengo, que tuvo cinco claras y, como falló, con un trabajo de hormiga, el Poli se puso en juego cuando al partido le quedaban 4’.