Sociedad Lunes, 20 de mayo de 2019

Sí, los hombres también fingen orgasmos

Los expertos advierten que es necesario saber distinguir entre una conducta ocasional y un acto sistemático.

Por Redacción LA

Aunque los orgasmos fingidos siempre han sido asociados al universo femenino, existe una gran cantidad de hombres que también lo hacen.

Según una encuesta realizada por la marca de productos eróticos Bijoux Indiscrets a más de 1.400 personas, el 21,2% de los hombres confesó haber fingido un orgasmo en algún momento de su vida.

 

Además, el 8,4% de los varones manifestó haber “falseado” el orgasmo en la mayoría de sus encuentros sexuales. Pero ¿por qué lo hacen?

"La vergüenza de no llegar al orgasmo. En su caso lo intentan por todos los medios, a diferencia de las mujeres, pero si ven que llega un punto en el que no van a poder, lo fingen por vergüenza, ya que la sociedad impone que ellos siempre quieren y pueden", explicó la sexóloga Ana García al diario El País.

Si bien puede haber factores externos que lleven a las personas a fingir el placer, los expertos advierten que es necesario saber distinguir entre una conducta ocasional y un acto sistemático.

"Cuanto menos placer y menos satisfacción tienes en un encuentro sexual, menos ganas tienes de repetirlo, y esto a la larga, conlleva un deseo sexual inhibido y por lo tanto a problemas en la pareja", explicó García.

 

La buena noticia es que existen maneras de acabar con esta conducta dañina para la salud sexual. El primer paso es decidir dejar de fingir y el siguiente, según Ana García, es fomentar la comunicación sexual de la pareja.

“Hay que hacerle entender que el placer es de dos, que hay que trabajarlo e intentar conseguirlo juntos para disfrutar ambos”, afirmó la experta.

Por último, llamó la atención sobre los efectos que tienen las presionas culturales en torno a la sexualidad de las parejas.

"La sociedad es el reflejo de nuestra educación y, por lo tanto, influye en los roles que adopta cada uno, de ahí el que el hombre dé por hecho el orgasmo de la mujer, sin preguntar, ni preocuparse", dijo.