Arquitectura Martes, 30 de julio de 2019

Serpentine Gallery: el “pabellón que no fue”

Desde que el programa del pabellón de la exposición del Serpentine Gallery comenzó en el año 2000, la galería organizó el concurso y constru

Por Esp. Arq. Nidia Álvarez - Profesora titular FAUD UM. Doctorando en Educación

En 2004 la firma de arquitectura holandesa MVRDV fue invitada a diseñar un pabellón, pero la enorme montaña artificial que propusieron desarrollar sobre la galería nunca se construyó. El CEO del estudio MVRDV era Wilhelmus “Winy” Maas, arquitecto, paisajista, profesor y urbanista holandés nacido en 1959 en Schijndel, quien en 1993 creó la firma junto a Jacob van Rijs y Nathalie de Vries.

La propuesta consistía en colocar una montaña sobre el edificio inglés original del Serpentine, por lo que desde afuera éste no se podría ver, lo cual se traducía en un emprendimiento increíblemente caro. Además de eso, las consideraciones de salud, acceso para discapacitados y seguridad eran considerables. Lamentablemente, por todo lo expresado se decidió que no se podía seguir adelante con el proyecto. Pero, a pesar de que nunca se construyó, Julia Peyton-Jones, curadora del Serpentine Gallery, sostiene que el diseño de MVRDV sigue siendo una contribución significativa al programa del pabellón de la galería: “Algunos proyectos en arquitectura no se construyen, pero el aporte es significativo y se convierte en una vanguardia para el resto de los arquitectos”. 

Por este motivo, lo mantuvieron expuesto y tratado por la dirección de las comisiones, ya que el plan estaba extraordinariamente bien desarrollado y el equipo de diseño trabajó intensamente. Los visitantes podrían haber caminado arriba y abajo de la estructura propuesta de MVRDV, en esa gran montaña artificial verde, así como haber ingresado para visitar la galería dentro de ella. El estudio de arquitectura holandés fue el grupo  más joven en haber sido seleccionado para la exposición hasta ese momento, y creó un plan asombroso, audaz y grandioso. Fue la primera vez que los arquitectos, con su diseño innovador, realmente quisieron “borrar” la galería. MVRDV, sin embargo, fue el que nunca sucedió. 

La idea fue proyectada en la cima del gran auge del concepto de “noughties”, que comprende desde el primero de enero de 2000 hasta  el 31 de diciembre de 2009. Fue también la primera década del siglo XXI y del tercer milenio. La década fue declarada “Decenio internacional de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo” por la ONU. 

Hablando un poco más de esta década y la interacción con el proyecto que no se construyó del Serpentine Gallery, estuvo marcada por la guerra contra el terrorismo declarada por los Estados Unidos bajo el  el mandato de George Bush, tras los atentados terroristas del 11 de setiembre a las Torres Gemelas (del arquitecto japonés Minoru Yamasaki) de Nueva York y el Pentágono. En esta década, y para darnos una idea de todo lo que significó, tuvieron lugar los conflictos bélicos en Afganistán desde 2001 e Irak desde el 2003 que provocaron, respectivamente, el derrocamiento del régimen talibán y el de Saddam Husseim. Aunque el terrorismo de Al- Qaeda siguió golpeando y provocando más muertes en Bali en el 2002, Madrid en el 2004, Londres 2005 y Bombay 2006. 

Fue una partida inspirada de la idea de un objeto innovador y bello de esta década de conflictos, sobre un césped que semióticamente daba la idea de esperanza y tranquilidad y de tapar lo qué pasó y seguir adelante. Sin embargo, el proyecto fue extremadamente desafiante en términos de presupuesto, dificultad de construcción y acceso para discapacitados. Como resultado, no hubo un pabellón 2004. 
La comisión del Serpentine Gallery tenía esperanzas de construirlo en los años siguientes, pero finalmente abandonó el intento. Al igual que la gigantesca torre que Gordon Selfridge quería construir en su tienda de Oxford Street, ésta se ha unido a las legiones fantasmales de los grandes sin construir de Londres.