Sociedad Viernes, 12 de abril de 2019 | Edición impresa

Se unieron para poder tener un espacio verde

Egresados de 1978 y estudiantes actuales de la escuela Normal recuperaron un terreno abandonado.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

El objetivo fue creciendo, al igual que la sintonía entre distintas generaciones, que se propusieron una visión común. El resultado comienza a verse y todos están satisfechos por ello.  

Estudiantes de la escuela Normal Tomás Godoy Cruz, de Ciudad, y egresados de 1978 de esta institución, ayudados por la municipalidad de Capital, lograron tener un espacio verde para disfrutar de clases a cielo abierto o momentos de esparcimiento.

 

“La idea fue potenciar los valores que la sociedad necesita. Egresados, estudiantes, profesores y directivos encontramos acá, con este trabajo, un sentido”, contó Rosa Calise, egresada del año 78 que fue la promoción del centenario del Normal.

 

José Gutiérrez / Los Andes

“Sabemos que fue un esfuerzo grande. Que ellos hayan venido es importante, porque motivó a estudiantes de primero a quinto año a participar. Es relevante para nosotros que se haya abierto este espacio verde”, señaló por su parte Miguel Godoy, presidente del centro de estudiantes de la escuela.  

Vale decir que cuando los egresados presentaron la propuesta, el equipo directivo y el centro de estudiantes eran otros, por lo que también pusieron de relieve la continuidad del proyecto.  

El lugar

El espacio recuperado, según  la directora, Lorena Dornauf tenía escombros de una obra, el piso en desnivel y no estaba en condiciones de ser usado por ningún miembro de la escuela. “Agradezco el tiempo dedicado, los adolescentes están muy solos en general y que se los acompañe  con un proyecto es para destacarlo”, remarcó la directora.  

 

Ahora, el espacio luce renovado. El pasto ya está creciendo, se pusieron plantas y se colocó membrana asfáltica en una parte del nuevo lugar  donde el agua filtraba hacia el salón de actos, ubicado a un costado.

Marisa Funes, una de las egresadas que más empeño puso, indicó que hay que escuchar las necesidades de los chicos. “No queríamos poner una placa (por los cuarenta años de egresados) porque eso después no lo ve nadie. Queríamos involucrarnos e involucrar al resto de las partes de la escuela” aseguró.

José Gutiérrez / Los Andes

Liliana Domínguez, Patricia del Moral, Marina Rosa, Graciela Glogovsky y Luis Rocandio fueron otros de los egresados del 78 que participaron en la propuesta junto a más de 40 estudiantes actuales del Normal, lo que sirve para dimensionar el tamaño de la misión en la que se embarcaron. “Era un lugar abandonado, ahora vamos a tener un sitio divertido para estudiar, también servirá para tener horas libres sin molestar al resto de los que están en clases”, dijo por su parte Martina Fernández, de tercer año.  

Por último vale decir que el Centro de Estudiantes y los Egresados se reúnen los primeros jueves de cada mes. La próxima reunión es el 2 de mayo a las 13. Egresados del 1978 pueden comunicarse con la dirección del Colegio Normal para colaborar con el aula a cielo abierto.


La iniciativa seguirá con más trabajo

Lejos de quedarse con lo conseguido hasta el momento, tanto los egresados como los representantes de los estudiantes indicaron que la idea es que se construya allí un aula con bancos, mesas, cartelería y un pizarrón. “Una profesora se ofreció a enseñar a hacer compost y seguir sembrando plantas”, agregó Marisa.

Además, los estudiantes iniciaron una campaña solidaria para juntar útiles para quienes los necesiten y participaron activamente en diferentes propuestas para ocupar el nuevo lugar.  

 

“Recibimos algunos útiles muy lindos y muy necesarios. Ahora están en las preceptorías y se dan a préstamo. Es decir, intentamos que también se trabaje la responsabilidad”, añadió la vicepresidenta del centro Florencia Pérez